Laboratorios de Vida: el valor de tener valores

Tienes delante de ti una apuesta y una invitación. ¿Quieres convertir tu vida y tu proyecto en un Laboratorio?

Vamos a mostrarte cómo lo hacemos nosotros, al desnudo y sin pelos en la lengua.

Esta es la vía y el camino que a nosotros nos haces libres. Y hoy te la muestro aquí para que si quieres, y te atreves, lleves tu vida y tu proyecto al siguiente nivel en tu propio paradigma de cambio.

No vamos a mentirte si te decimos que hemos tenido que sortear y vencer los acostumbrados obstáculos del viejo paradigma.

Pero aquí estamos, ¡aún más canallas y descarados si cabe!

Eso sí, como decía alguien: «siempre desde el amor y el respeto».

Durante la incubación y desarrollo de esta etapa del proyecto, esto es lo que en AGRhumus hemos conseguido en nuestro Laboratorio de Vida:

  1. Generar un movimiento imparable que es de lo que al final se trataba.
  2. Participar del impulso de arcas resilientes que cubren la demanda creciente de más seres sensibles, receptivos, esenciales y con conciencia.
  3. Aportar un modelo piloto dirigido a la integración de la ecología, el conocimiento, el arte y el potencial humano.
  4. Establecer la escuela del Todo y todas las cosas fundamentada en una ciencia de la conciencia.
  5. Crear un campus que convoca a la juventud inquieta y dispuesta a participar del nuevo modelo humano.
  6. Abrigar un proyecto que recupera el patrimonio de la filosofía perenne, el rescate de la transmisión oral y el reconocimiento de las ciencias cognitivas.

Ahora estamos tan infectados de virus alquímico que solo podemos y queremos contagiarte a ti, que estás leyendo, y a todos cuantos se atreven y están en la línea.

Así que si tú también quieres impulsar y acelerar tu transición, presta atención y sigue leyendo porque vamos a darte algo a lo que agarrarte.

Vamos a mostrarte cómo es AGRhumus desde dentro para que tengas algo a lo que agarrarte en los momentos de «tempestad» y abraces con valentía el sentido y destino de tu vida.

Vamos…

1. Exozona: empezando por la base, de abajo arriba y de fuera a dentro

Gracias Javi y La Cabra tiró al monte, por este vídeo, y por ser valientes en la construcción de vuestro propio Laboratorio de Vida

Dicen que la casa de la conciencia se empieza por los cimientos, que luego se alzan las paredes y finalmente el techo.

Y nuestra ruta vital en la vida no es diferente. 

Decimos muchas veces que:

Un Laboratorio de Vida es un lugar donde experimentar con pleno derecho de ser investigadores de nuestras vidas.

Y lo decimos en varios sentidos, pero refiriéndonos a empezar desde las bases de la vida cotidiana.

Partiendo de aquí, un Laboratorio de Vida experimenta con nuevos estilos y formas de vida, nuevas direcciones en el camino hacia la educación, la ciencia, el arte, la comunidad,  la sociología,  la economía y la espiritualidad.

Su vivencia crea condiciones de escuela y es un medio para el aprendizaje. Pero es necesario un autogobierno consciente, consecuente, imparcial y liberado de dogmas.

Visto así un Laboratorio de Vida puede integrar una diversidad de elementos (como ocurre con los pétalos de la permacultura) o dirigirse específicamente al arte, o a la educación, a una ciencia, a los oficios, desde la salud, el bienestar físico y mental, la agricultura, etc…

Buscando un Todo en esto son más las personas que aspiran a establecer su lugar en plena naturaleza para, desde ahí, crear su búsqueda personal y su medio de vida.

Porque la cuestión de la subsistencia es la primera enseñanza de quien se precie un laboratorio.

La agricultura, la autosuficiencia, el manejo forestal, la reserva de agua, el cuidado de animales, la recolección y la cocina, el cuidado de los niños, la creación artística, la construcción de cosas, el aprovechamiento de la energía y el reciclaje, la elaboración de fórmulas medicinales naturales, también la interacción local y territorial, las pequeñas economías, el trabajo sobre las redes e internet, el marketing, etc…

Todo eso en conjunto es el primer campo de forma de un sistema dinámico y una escuela de vida en sí misma.

¿A ti también te gusta lo que estás leyendo?

Apúntate ahora y empieza a recibir contenido premium sólo para suscriptores


Lee nuestra política de privacidad

  • Tus datos están a salvo con nosotros, nada de spam

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados con respeto por AGRhumus. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es ofrecerte información sobre permacultura y aprendizaje ecosocial, así como vender y promocionar productos y/o servicios profesionales relacionados con el cambio de paradigma. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de la empresa Mailrelay (España) (más información). Y siempre podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación y limitación o suprimir los datos enviando un correo electrónico a hola@agrhumus.com
Más información sobre la política de privacidad de AGRhumus.com

Se necesita una toma a tierra y un cable que une al Todo

Te cuento cómo lo hemos hecho nosotros para que te sirva de referencia en tu proyecto:

En AGRhumus hemos sentado en La Cabana nuestra toma a tierra.

Hemos hecho del espacio un entorno autárquico, biodiverso y autosustentable. Siempre en base a valores humanos y valores naturales.

Las personas que se reúnen, que cooperan y que celebran, y cuantas vienen y van, crean un flujo constante de relaciones y situaciones en base a valores en común.

Aprendemos de nuestro «humus sapiens».

Y cada cosa y cada espacio, sirve a la experiencia y la investigación. Está abierto al lenguaje de la vida que nos une al Todo.

2. Entrando en la Mesozona de una organización inteligente

En AGRhumus Laboratorio de Vida ya no es solo una idea, o solo un proyecto que funciona, tiene una mente, un corazón y un cuerpo.

Ya es un organismo vivo e inteligente, en movimiento y que evoluciona.

La filosofía de fondo tiene que ser integrativa. En nuestro caso el centro de gravedad se sostiene en la Agroecología Integrativa y sus tres fuerzas:

  1. Integración: que acoge, acepta y se deja aceptar.
  2. Integridad: que defiende las éticas de fondo y la escala de valores formando un núcleo y centro de gravedad permanente de personas íntegras y leales.
  3. Integralidad: que reúne la totalidad, lo global, o el Todo como acto de reunir la diversidad en la unidad.

Impulsa tu proyecto de vida

Qué es la agroecologia integrativa-ebook

Descarga gratis nuestro ebook Agroecología Integrativa y lleva tu proyecto de vida exactamente hacia donde tú quieres:

  • Sentarás las bases holísticas imprescindibles para impulsar tu proyecto de vida.
  • Tendrás herramientas para profundizar en el pensamiento sistémico de la agroecología integral y aplicarlo a tu diseño.
  • Sumarás positivamente en la gran familia de personas conscientes que ya forman parte del cambio global.

No vemos otra manera mejor de mostrar cómo crear y construir algo sólido desde los cimientos. Y es que además, es la forma en la que lo hemos hecho y hacemos nosotros.

Partiendo de aquí todo proyecto empieza a ser un organismo vivo. Ya puede desarrollar los plexos sinápticos que crean círculos organizativos, y un flujo comunicativo.

En términos genéricos una organización inteligente está formada por un conjunto de personas afines y sinceras que se suman a una visión, una causa y una obra de arte vital.

No hay duda de que este sistema de organización obra milagros.

2.1 Un organismo vivo que no deja de crecer y aprender

Sentadas las bases pragmáticas del Laboratorio de Vida, te toca avanzar. Ya puedes y debes contagiar y mostrar a otros cómo hacerlo, toca enseñar sin dejar de aprender: toca hacer escuela.

Nosotros, que somos una escuela integrativa, creamos el CampusLab, un campus que acoge a gente joven buscadora de levadura y transformación.

Créeme si te digo que en nuestro caso no ocurrió de la noche a la mañana ni esperando el maná del cielo.

Tuvo que haber antes un giro metanóico y poner en marcha una metodología que busca el cambio de la mente.

Vas a tener inevitablemente que cambiar de registro y despertar el pensamiento si lo que quieres es ver el mundo desde otra perspectiva, para dejar entrar en tu vida y tu proyecto algo nuevo y renovador.

Es lo que hacemos aquí, día a día, desde lo cotidiano y en cada inmersión en la Zona 00.

3.2 Te ponemos a prueba

El proceso de desarrollo de nuestro proyecto llevó años, al igual que llevó años la instrucción de las formadoras y formadores, que aprendieron las materias a pie, con paso firme y constante, y siempre desde la convivencia.

No solemos ponerlo fácil pero aquí está precisamente la clave.

No se trata solo de entender, ni de aprender de memoria las materias, no se trata de ser loros sino de convertirse visceralmente en las materias mismas.

Y es que no debemos ser pensados, sino conducir nuestros pensamientos. Por eso no ponemos todo el interés en el intelecto, sino en la comprensión.

Porque en AGRhumus no creemos en el concepto banal que se da a la consciencia, si no es a través de la interiorización.

El criterio se gana con seriedad, por fricción y discernimiento. Solo bajo presión damos lo mejor de nosotros mismos.

A este respecto lo siento, pero no estarás preparado para evolucionar si sueñas como una «puera y puer eternos». Si no queremos comprometernos, creyéndonos que ya somos sólo porque ya estamos.

Aunque no es difícil ver que corren tiempos de conductas inmaduras y adolescentes en los que mucha gente no se esfuerza, no se compromete, y rechaza la autoridad natural y el esfuerzo.

Siempre podemos despertarnos y aprovechar la poderosa energía de juventud, la oportunidad de elegir entre dos ríos: entre uno que sigue la cómoda corriente y otro de la incómoda contracorriente.

3.3 Ponemos a prueba tu colectivo

Hoy no son raros los colectivos ingobernables, flojos e indulgentes consigo mismos. Como clubs de aficionados. Lo siento, pero es lo que veo día a día.

A veces tan extremadamente horizontales que reina la dictadura mediocrática de la mayoría, mientras se merma el potencial de quien brilla entre los demás.

Sin embargo todos sueñan con ser líderes empoderados y soberanos resilientes.

Sé por experiencia que se requerirá un tiempo hasta que la gente despierte de su eterna y cómoda juventud.

Porque corren tiempos en que la gente la alarga hasta los treinta y pico o más, amontonándose entre las generaciones Z, los X, los nini y los millenial.

Cabe preguntarse qué pasará cuando el sistema colapse.

Sobre todo cuando se agoten las becas, los subsidios, las prestaciones y las ayudas sociales que servían y sirven de colchón y de zona de confort a los espíritus más perezosos.

Pero podemos tener la seguridad de que el mundo no es siempre un jardín de infancia. De que la necesidad despierta los espíritus más inquietos.

Hasta entonces hay esperanza. Mientras tanto, ponemos a prueba tu colectivo.

¿A ti también te gusta lo que estás leyendo?

Apúntate ahora y empieza a recibir contenido premium sólo para suscriptores


Lee nuestra política de privacidad

  • Tus datos están a salvo con nosotros, nada de spam

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados con respeto por AGRhumus. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es ofrecerte información sobre permacultura y aprendizaje ecosocial, así como vender y promocionar productos y/o servicios profesionales relacionados con el cambio de paradigma. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de la empresa Mailrelay (España) (más información). Y siempre podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación y limitación o suprimir los datos enviando un correo electrónico a hola@agrhumus.com
Más información sobre la política de privacidad de AGRhumus.com

3.4 Dejamos atrás el engendro

Pero vayamos por partes…

¿Qué es el engendro?

Podemos verlo como un colosal organismo vivo, socio-cibernético pero con un cerebro primitivo y una función básica que es alimentarse, responder y re-adaptarse.

El engendro es un cúmulo de inercias atávicas y una superestructura compleja soportada en males necesarios como los negocios de la salud y el hambre.

Y con un estómago que fermenta desde la «suciedad de consumo».

En este engendro es donde nace no sólo el conflicto de género en auge, sino también los de raza, clase y credo.

Es un estado mental en toda regla, un estado de cosas incuestionable porque se soporta en su realidad inefable.

Para salir de este engendro, de este “estado mental”, primero tienes que emanciparte de su campo de forma, y de la influencia que tiene en tu propia vida y tu proyecto.

Así que tú también tienes que dejarlo atrás:

  • Porque fuera de él o de su influencia, cualquier mujer u hombre puede encontrar su naturaleza y reconocer su potencial.
  • Recuperas la experiencia junto al significado real de lo femenino y lo masculino, de la maternidad y la paternidad, de lo patrilineal y lo matrilineal.
  • Puedes resolver los patrones monolíticos del pasado, que se muestran a través de mitos atrapados en circuitos y bucles psicológicos y cosmológicos.

Entonces, y sólo entonces, estarás preparado para entrar de nuevo, pero esta vez con la seguridad de saber de qué va el juego, y de la matrix en que se soporta.

No puedes pasar al siguiente nivel arrastrando lastres y complejidades atávicas.

Tenemos que reencontrarnos a nosotras y nosotros mismos, reconocernos y comprendernos, sanarnos y renovarnos, respetarnos y armonizar nuestras relaciones a fin de empezar a hacer mucho más el amor, y mucho menos la guerra.

Cuando esto ocurre los niños que vienen nacen amados y se crían amorosos y amantes.

Porque es el Amor, junto con la Fe y la Esperanza la clave hacia el nuevo nivel de evolución en nuestros destinos. 

4. Dejando entrever la Esozona: donde la vida tiene más sentido y significado

Hay que sumar a las dos naturalezas -la humana y la del planeta- una tercera naturaleza, la nuestra.

Encontramos ahí que somos un eslabón, un puente entre la tierra y el universo.

Pero no todo queda aquí.

Hay que crear el puente entre nuestro mundo del yo interior o natural, y el mundo del yo exterior o social.

Si encontramos el punto de encaje hallaremos el punto medio en el que el observador es lo observado.

No hace mucho, en un curso aquí en La Cabana, me hicieron la siguiente pregunta:

«¿Somos seres humanos que viven experiencias espirituales, o seres espirituales que viven experiencias humanas?»

Créeme si te digo que respondí que ambas cosas a la vez.

Considero que esta pregunta responde por sí sola a una cuestión fundamental. Y muy poco resuelta, por cierto.

También recuerdo que me mosqueé con cierta idea que me obligaba a verme comparado con un grano de arena.

¡No soy un grano de arena! Le contesté.

Quizás tengo sus moléculas, átomos y partículas, pero estoy en otra escala.

Puedo pensar, elegir, decidir.

Tengo, igual que tú, la posibilidad de hacer, de hacerme a mí mismo, de rehacerme una y otra vez.  De ser quien podría ser más allá de lo que creo ser.

Este tipo de preguntas plantean una paradoja que no puede ser contestada desde cualquiera de los extremos, sino en su punto intermedio de imparcialidad y fuera del dualismo.

4.1 Salir del dualismo

El pensamiento dualista ha hecho mucho daño a nuestra percepción desde su instauración en la decadencia mesopotámica y su restauración en la antigua Grecia.

Desde entonces y a lo largo de milenios ha sufrido una continua renovación como dogma perceptivo.

Pero esto seguramente ya lo sabes.

Y aquí se hace imprescindible hacerte una puntuación clave: no es lo mismo dualidad que dualismo.

  1. La dualidad es una ley universal que muestra que toda cara tiene su cruz o que toda luz tiene su oscuridad. Es un principio fundamental, basado en la interacción entre opuestos tan antagónicos como recíprocos.
  2. El dualismo, sin embargo, es una pésima interpretación de la realidad, una percepción anómala  de los sentidos que no reconoce la dualidad en el mundo y las sociedades.

Del dualismo proviene la división entre el bien y el mal, el cielo y el infierno, la separación de la mente del cuerpo, el antropocentrismo y la espiritualidad.

¿Mejor salir de ahí no?

4.2 Intransición y decrecimiento interior

La transición es un cambio, un tránsito de un lugar a otro, una situación a otra.

El cambio puede no implicar transformación.

La intransición no es dual, porque supone ser neutral e imparcial, estar en equilibrio entre dos fuerzas en tensión que antes suponían un cambio en la dirección, un sí o no, un quiero o no quiero.

Esta es la clave de la armonía de sistemas.

Otro aspecto a encarar de frente es el de “desarrollo personal”.

Recuerda que “persona” es el nombre que pusieron a las máscaras en el antiguo teatro grecorromano.

En La Cabana nos quitamos las máscaras

En cualquier caso se trataría mejor del “decrecimiento personal”.

Decrecimiento personal es decrecimiento del ego después de todo.

Lo que significa  ser humildes y sinceros, aceptar las sombras y miedo, ver el propio orgullo, el amor propio, la envidia, la vanidad y el egoísmo.

Estas tendencias humanas son una herencia atávica que obstaculiza el verdadero desarrollo ecohumano.

Las escuelas de la vida, si alguna vez llegan a existir y extenderse, acabarán tomándolas como asignaturas.

Así que toma nota.

5. Espiritualizando nuestras vidas

Estamos viviendo en el planeta una revuelta crisis espiritual.

Sin embargo todo apunta a que la espiritualidad está siendo tratada como un mercadillo de oportunidades.

  1. Los hay que cocinan fantasías celestes mientras otros cocinan fantasías terrestres.
  2. Cada vez son más los que se afilian al transhumanismo.
  3. Mientras una mayoría dice no creer en nada y otra multitud se lo cree todo.

¡El mundo anda muy loco…!

Toca hacer vacío, sortear el espejismo y salir del encantamiento. Abrir la brecha que permita a más gente ver las cosas al otro lado, y desde sí mismas.

Estamos tan absortos y entretenidos afuera, en el destino de la vida externa, que perdemos el hilo de destino, nos alejamos del cultivo de nuestra propia esencia y conciencia y del camino que nos pertenece.

Nos dejamos arrastrar por la corriente que va a ninguna parte tras la carrera desesperada de la vida como un fin.

Mientras, envejecemos y nos debilitamos. Nos hacemos dependientes y aferramos a la memoria, a la comida, al afecto y las cosas que nos protegen.

Quédate con que la vida es sobre todo un medio. No un fin.

¿A ti también te ayuda lo que estás leyendo?

Apúntate ahora y empieza a recibir contenido premium sólo para suscriptores


Lee nuestra política de privacidad

  • Tus datos están a salvo con nosotros, nada de spam

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados con respeto por AGRhumus. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es ofrecerte información sobre permacultura y aprendizaje ecosocial, así como vender y promocionar productos y/o servicios profesionales relacionados con el cambio de paradigma. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de la empresa Mailrelay (España) (más información). Y siempre podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación y limitación o suprimir los datos enviando un correo electrónico a hola@agrhumus.com
Más información sobre la política de privacidad de AGRhumus.com

Un medio para reconocer lo que llamamos el «yo» y el ser. Y que requieren de preguntas muy sinceras y despiertas.

En búsqueda de una inteligencia o una conciencia infinitamente superior a la nuestra y la del planeta, a la del sistema solar y la nebulosa en la que apenas casi ni existimos como ínfimas partículas en la inmensidad.

Y no, no somos ese grano de arena del que te hablaba antes.

Hay que reconocer y aceptar nuestro «egosistema» personal, para poder romper el techo que comprime y achata nuestro nivel de ser.

Tenemos todo un patrimonio universal y perenne pleno de sabiduría, y estamos en deuda con cuantas buscadoras y  buscadores se esforzaron en transmitirnos sus caminadas experiencias desde legendarios laboratorios.

Tenemos que aprender a decodificar el mensaje. Filtrar la mierda y quedarnos con la esencia.

Desarrollar el gusto y el olfato para recuperar el instinto que orienta la búsqueda de la verdad  y nos acerca a su encuentro.

Pero llegados a este punto, vuelve al principio de esta vía y empieza por la toma a tierra.

Después de todo se trata de ser humanos, ser por fin humanidad y alcanzar un paradigma posible que se hace realidad desde cada individuo que se despierta.

Es hora de recuperar tu eslabón perdido, reencontrar la fuente de tu origen en el siempre fértil pero siempre humilde y siempre humano humus sapiens.

¿Aceptas el reto de ser investigador en tu propio Laboratorio de Vida?

¿Cómo piensas hacerlo?

Un fuerte abrazo

Tato

6 comentarios en “Laboratorios de Vida: el valor de tener valores”

  1. Que bueno Tato. el lagar de romanones esta en ese camino, estas invitado a cono cernos, trabajamos en el como reinventar la vuelta a la tierra , al amor , a la unidad…a la Vida ,a nuestro pueblo. estamos con vosotros ..establezcamos lazos, compañia…..union….unidad….. aqui todos los 18 de cada mes nos juntamos para establecer objetivos y llevarlos adelante…. abrazotesss. consuelo

    1. Buenos valores sostienen vuestro proyecto, la tierra, el amor, la unidad… os deseamos lo mejor. Y aceptamos la invitación Consuelo así que en breve hablamos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *