Sistemas de riego y el cultivo del agua


Cuando hablamos de sistemas de riego, del agua, del suelo y de los cultivos hablamos de un todo multidiverso que es un organismo o sistema vivo.

Y además, teniendo en cuenta que en la agricultura orgánica el uso y la gestión del agua para el riego es respetuoso, simbiótico, recíproco y retributivo  con la vida.

En este artículo verás que puedes regar con goteo, por aspersión, a manta o por inundación, con regadera o a manguera, o simplemente regar “sin agua” y esperar la lluvia.

Aprenderás un montón de trucos y consejos para aumentar el rendimiento del agua, porque vamos a tratar a fondo cómo regar, el cultivo del agua y los sistemas de riego, para que elijas el sistema que más se adapta a tu huerto.

Pero sobretodo aprenderás, a hacerlo con consciencia de dónde, cómo y para qué lo haces, para que puedas hacer un uso eficiente del agua, con el mínimo impacto medioambital y el máximo aprovechamiento de este recurso tan valioso como escaso.

 

Sistemas de riego y cultivo del agua

 

 

1. El agua y la Vida

El agua sigue un ciclo simple pero vital para la vida. Ésta se evapora del mar, los ríos, los lagos y del suelo con toda la vida que se soporta bajo el calor solar. Viaja por la atmósfera por acción de los vientos y se precipita con la lluvia y la nieve.

Cuando cae en la tierra es absorbida por la porosidad del suelo y continua su camino siguiendo la gravedad y descendiendo en pendiente arrastrada por corrientes. Manando en las fuentes y manantiales, quedando alojada en lagos y acabando tarde o temprano en el mar, donde retorna al ciclo.

Ella siempre vuelve al ciclo, ya en el suelo aflora a la superficie para evaporarse, o bien llegará a las raíces de las plantas ascendiendo por ellas y nutriéndola con el alimento  a su paso.

Aquello que es sobrante es transpirado o evaporado a la atmósfera a través de los estomas de su epidermis. Así se mantiene el ciclo de la sustentabilidad en nuestro planeta.

Y así se mantiene la vida.

 

Impactos sociales

Es un hecho que la sequía y la escasez de agua son hoy una amenaza real.

Gran parte del territorio ibérico está siendo azotado y/o amenazado por la sequía. Incluso aquí en el norte (en Asturias), para perpelejidad de muchos, está empezando a ocurrir.

Estos episodios son y serán cada vez más frecuentes ya que el clima de está cambiando, y mientras el norte se tropicaliza y vuelve caliente, el sur se desertiza.

El avance de este azote es preocupante y urgente, sin embargo hay mucha gente que aún no hace caso. Creen que todo sigue igual y que no hay de qué preocuparse…

Pero ni la omisión, ni la ignorancia, ni la inconsciencia resuelven nada. Y si las administraciones no toman partido tendremos que hacerlo nosotros… tendrás que hacerlo tú.

Como no podía ser de otro modo con la sequía sobreviene la amenaza de incendios, y a este respecto nadie tiene nada asegurado, por lo que el agua toma una importancia capital.

 

La vida depende del agua, y el agua depende de la vida. Es muy necesario tenerlo en cuenta.

 

El tan cuestionado cambio climático es hoy un hecho. Por esta razón se hace necesario tomarse en serio que también hay que cultivar y manejar el agua.

¿Esto qué quiere decir? ¿Cómo se hace…?

 

2. Disposición del agua

 

El agua es un recurso escaso, estratégico y de vital importancia en la agricultura.

 

Por eso lo primero y más importante de todo:

  1. Reacciona. Hay que prestar atención a lo que ocurre a nivel global y en el entorno. Tomarnos en serio que existe una amenaza real que puede afectarnos.
  2. Previene. Para ello hay que ponerse manos a la obra buscando el modo de aprovechar todo el agua posible.
  3. Optimiza. Haciendo uso de tecnologías sencillas y baratas, y conocimientos prácticos para recuperar y aprovechar el agua eficientemente.
  4. Raciona. Evitando derrocharla y usando solo la que necesitas.

 

cultivo y cosecha de agua aljibe tradicional

En este aljibe de 7000L recogemos el agua de lluvia y manantial de nuestra finca

 

Ahora fíjate bien…

El agua salada  en este planeta ocupa un 97% del total de agua disponible, y el 3% restante está en ríos, lagos y nieve en forma de agua dulce.

De este agua dulce, menos del 1% está en la atmósfera y disponemos de ella como agua de lluvia.

Es en este punto donde debemos ser conscientes de la necesidad de un buen diseño y planificación del agua.

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Apúntate ahora y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 


Acepto la política de privacidad

 

Información básica sobre Protección de Datos

Al inscribirte en este formulario nos das permiso para enviarte nuestra newsletter, emails formativos y las descargas que solicites (así de sencillo, ni más ni menos). Jamás de los jamases cederemos tus datos a terceros, y por supuesto, tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento.

 

 

3.  El cultivo de agua

Lo primero en este punto es el ahorro. Y hay muchas formas, maneras, tipos y sistemas de ahorro que podemos utilizar a nuestro favor. De hecho encontrarás mucha información al respecto en la web y cientos de videos de youtube.

De hecho puedes hacerlo desde ya mismo: puedes empezar ahorrando agua en casa, y cuidarte en salud, no es necesario ni saludable bañarse tanto.

Sin embargo, puedes hacer muchas cosas en este punto además de ahorrar. Y es plantarte cómo obtener más agua que puedas utilizar para el riego.

Principalmente hay tres formas de obtención de agua:

  1. Perforación: es el sistema más costoso y además el agua del subsuelo es muy limitada.
  2. Captación: se puede almacenar agua de lluvia que obtenemos de los techos y azoteas, caminos, terrazas etc Y también podemos almacenar las aguas sépticas o aguas residuales domésticas.
  3. Cosecha: utilizando canales de desviación podemos acumular agua de fuentes o arroyos sin apenas instalación.

 

Una vez obtenida, existen diferentes y variadas formas de cultivar el agua:

 Aljibes

 Pozos

 Estanques, presas y diques

 Charcas, embalses y lagos

 Depósitos estratégicos

 Y por supuesto, ¡donde la imaginación y tu entorno te deje!

cultivo y cosecha de agua en tanqueta y pozo abierto

El exceso de agua sobrante del aljibe lo guardamos en esta tanqueta artesanal. Aquí elaboramos tés e infusorios, y hacemos cultivo de coloides que utilizamos para el riego.

 

4. Diseño y planificación del agua en el huerto

La situación y disposición del agua afecta directamente al tipo de diseño y planificación que podemos realizar en nuestro huerto.

Esto depende básicamente de cuatro factores:

  1. Clima y precipitaciones anuales.
  2. El suelo y sus características: composición, drenaje y capacidad de retención de agua.
  3. Las coberturas del suelo, en cuanto a vegetación y materia orgánica sobre todo.
  4. Las plantas y cultivos que queremos integrar, ya que dependiendo de sus características y requerimientos tendremos una planificación u otra.

 

5. Cómo aplicarlo en el riego

Puedes servirte de:

  • la gravedad
  • vasos conductores o tuberías
  • bombas caseras de ariete para conducir el agua.

El asunto es que el agua cumpla con los siguientes requisitos:

  1. Debe ser canalizada hacia las zonas de cultivo con la menor intervención
  2. Debe quedar retenida y no perderse con la evaporación, el filtrado o el arrastre

 

cultivo de agua en estanque natural

Cultivo de agua en estanque natural que luego derivamos para el riego

 

Sin embargo, existen aguas que no puedes conducir al riego sin ser antes filtradas.

Por ejemplo, el agua de las fosas sépticas  y/o baños secos debes decantarla, liofilizarla y/o purificarla para el riego.

Y para ello puedes usar plantas bio-acumuladoras como:

 Gordolobo

 Ortiga

 Consuelda

 

6. Tips para la planificación y uso del agua

La planificación del riego es esencial a la hora de optimizar el uso del agua, y además existen muchos tipos de planificación que no requieren de instalación alguna:

  1. Los cultivos y praderas en línea clave se beneficiaran de las zonas en que fluye o queda retenida.
  2. No tengas más de lo que necesitas, trabaja e invierte lo suficiente.
  3. Un suelo bien estructurado es un suelo bien irrigado.
  4. Los colectores artesanales sirven de irrigadores.
  5. Las terrazas dispuestas con base de piedras y troncos, ramas y broza preservan la humedad y el calor al tiempo que alojan cultivos.
  6. Los senderos y bancales pueden seguir un curso ergonómico que facilite la canalización y la absorción hídrica.
  7. Los bancales, marcos de plantación, la cobertura y sus sistemas reticulares fijan el agua, la dosifican y evitan la evaporación aérea.
  8. Los árboles cultivados a ciertas distancias crean zonas húmedas. Además puedes envolverlos en materiales celulósicos que hacen efecto de esponja.
  9. Entre bancales puede haber un sistema de diques en los que se acumula suficiente materia orgánica como para embalsarla y disponerla para ser absorbida por las faldas.

En fin, hay muchas alternativas ,y es necesario experimentar con todo tipo de sistemas, confiar en ellas y ponerlas en marcha.

sistema de riego con diques entre bancales

 

7. El sistema de riego más eficiente

Me inicié desde la base, como aprendiz, en esto de la agricultura orgánica y ecológica hace ya más de 35 años. Y empecé precisamente regando a mano: a regadera y con manguera.

Aprendí luego a regar a manta, a canalizar agua desde embalses, charcas y estanques a través de canales y  acequias. Conteniéndola con colectores y diques que la estacionaban y difundían filtrándola en bancales y camellones.

A primeros de los años 80 regaba un huerto de unos 5000m² que tenía charca con peces, cultivos y frutales, y animales de granja. Todo eso bien gestionado influyendo en la calidad y la fertilidad del agua.

El suelo y los cultivos recibían nutritivos elementos coloidales con el riego que son el vehículo nutricional de las plantas. Así participe en un verdadero vergel muy exuberante, productivo y biodiverso.

¿Por qué te cuento esto?

Porque después de un tiempo sabía distinguir “a ojo” la cantidad de agua que requiere cada especie y la humedad que precisa un bancal con cultivos asociados. O qué necesita riego aéreo, a ras o sumergido. La intuición con el tiempo pasa a ser instinto.

Y en esto, el riego a mano no falla.

 

Observé que regar depende de factores que conllevan observación,  tiempo, ingenio, previsión y paciencia.

 

Ten en cuenta aquello de que “el que solo de una sola cosa sabe, ni de esa cosa sabe”.

 

8. Métodos y sistemas de riego

» Riego tradicional y nuevos sistemas de riego

Ya conoces los sistemas de riego más conocidos:

  1. A manta o inundación llevando el riego desde una fuente de agua hasta los cultivos y gestionándola con diques. Si se hace bien no hay pérdidas ni erosión.
  2. Por canales y surcos. Que forman parte del riego a manta.
  3. Por aspersión y micro aspersión que es dejando caer una especie de lluvia fina sobre las plantas. Pero hace falta potencia. En casa usamos la gravedad y regamos con aspersores sólo en ciertas fases del cultivo.
  4. A través de riego localizado por goteo, que si te lo puede permitir no está nada mal ya que la planta tiene lo justo y poco a poco.
  5. Y evidentemente a pelo, o sea, con manguera y regadera.

Evidentemente hay más sistemas pero los dejaremos para temáticos específicos. ¿Te parece?

 

Qué metodos usamos nosotros..

En la Cabana a ser posible los empleamos todos, porque no hacemos asco a nada y porque somos afortunados al “sobrarnos” humedad y agua de lluvia.

Además en nuestra finca intentamos investigar todos los modelos posibles y metemos mano a lo que sea.

Por lo general esperamos el riego con el agua natural de la lluvia y la optimizamos con embalses y aljibes canalizándolo luego a las zonas de cultivo en las que evitamos las pendientes y aterrazamos a ser posible.

En ciertas fases y en según qué sitios practicamos el riego por inundación y por aspersión.

Pero mis preferidos son la manguera y la regadera porque me sienta bien, no me cansa, me lo paso pipa, y administro muy bien el agua.

 

9. Relación entre el agua y el suelo

Para empezar podemos ver el suelo como:

  1. Un medio vivo que infiltra y absorbe.
  2. Un medio vivo que acumula y reserva.
  3. Un medio vivo que suministra y se repone.

El suelo es un orden implicado que sostiene un Bien Común. Forma parte del tejido de la vida, y posee una inteligencia innata. En él habitan organismos y microorganismos especializados que cooperan con el fin de mantener la armonía del sistema.

 

En el suelo hay partículas que interactúan mutuamente, que se integran y coordinan en un fin conjunto. Es una red prodigiosa que se comunica con el fluido interactivo de la biosfera.

El agua forma parte inherente de este sistema prodigioso y puede ser obtenida de la lluvia y de los sistemas de riego a que recurramos. Cuanto más sostenibles y racionales mejor, tanto para tu conciencia como para la naturaleza.

 

Como sabrás la práctica y la gestión orgánica del agua busca optimizar la producción de la forma más barata, sencilla y con el mínimo esfuerzo.

A la hora de regar es bueno saber que unos suelos tienen más capacidad de retener agua que otros:

  1. Los suelos arcillosos retienen más agua.
  2. Los suelos francos retienen menos que uno arcilloso.
  3. Los suelos arenosos retienen poca agua.

 

Conseguir un suelo estructuralmente equilibrado es una cuestión tan inteligente como productiva.

 

Por esta razón te interesa conseguir un suelo intermedio, de buena calidad, que sea  humífero o rico en humus. Ya que éste, además de ser el más fértil posee una porosidad inteligente.

Desde luego hay que reseñar su característico efecto de “tampón regulador” que evita tanto los excesos como las  carencias.

 

» Porosidad y efecto de compensación recíproca

Como sabes el agua es retenida en los espacios huecos o en las cavidades llamadas “poros” que hay entre los espacios sólidos.

¿A que la esponja es porosa y absorbente? La porosidad del suelo no está tan alejada del ejemplo.

 

La cantidad de agua que tu suelo absorbe depende del efecto esponja o de la porosidad del mismo, que depende a su vez de la estructura y la textura.

 

La estructura y textura del suelo devienen a su vez de la variedad de elementos presentes como:

  • arenas
  • gravas
  • limos
  • arcillas
  • y de la materia orgánica que por cierto es tan fértil como porosa.

Los suelos de textura más gruesa -como son los arenosos- tienen menos poros, pero son poros aún más grandes que los presentes en suelos de textura fina como los arcillosos.

Por eso son los suelos intermedios ricos en humus y materia orgánica son los más interesantes para ti.

 

Observa el suelo y verás que cuanto más aumenta el contenido de agua más disminuye el contenido de aire, y viceversa.

¿Curioso verdad…?

 

Este efecto de compensación recíproca garantiza, no sólo el equilibrio hídrico en el suelo, también en el agua, y en la planta.

 

 

10. Más agua no significa mejor riego

Durante el riego, como durante la lluvia, la tendencia natural del agua es moverse hacia las raíces de las plantas, y estas también tienen la inclinación instintiva de avanzar hacia la humedad.

Si prestas atención verás que siempre tenemos lainformación a nuestro alcance: por ejmplo,  cuando los niveles de humedad se exceden la planta se repliega y cierra sus membranas de absorción, y así mismo hace también el agua desviándose al ser advertida por suelo y planta.

El causante es el suelo y su inteligente red ramificada que comunica la química, la física y la biología de la vida.

El agua, aunque parezca raro, tiende a circular por los poros hacia los lugares menos húmedos. Es su instinto natural, y lo hace para no saturar el medio.

Por eso, si te fijas bien verás que al tiempo de haber regado, suele haber menos humedad alrededor de las raíces que en el contorno de las plantas y los árboles.

El agua almacenada en el suelo es empleada fundamentalmente por la planta que evapora en la atmósfera el agua que asciende desde el suelo.  Y que transpira a la atmósfera el resto del agua almacenada en el suelo absorbiéndola por las raíces.

 

» El estrés en el riego

Si un suelo tiene exceso de agua puede saturarse, y ocurre porque todos sus poros se llenan finalmente de líquido.

Y cuando un suelo está tan saturado de agua que no se escurre, y si la situación se prolonga en el tiempo, la vida de los cultivos como la de los organismos y microorganismos presentes corre serios riesgos porque hay estrés y mucha falta de oxígeno.

En tal caso te caso te conviene ayudar cuanto antes al suelo con medios de drenaje que liberen el encharcamiento.

Y si estás en un lugar tendente a encharcarse o cenegarse, ¡pues ea,..!   Habrá que buscar el modo de sacarle ventaja al problema, por ejemplo creándole reservorios acuáticos o charcas.

 

No te olvides de esto..

Las plantas tienen una inteligencia innata que las hace consumir justo el agua necesaria. Y lo hacen de forma proporcional y continua a la que es consumida por la evaporación y la transpiración.

Tus cultivos prefieren tener el suministro a cierta distancia porque el encharcamiento les contraería riesgos de sobrevivencia.

Ten esto en cuenta a la hora de regar porque es una de las bases del riego, y de la vida.

 

11. Factores que influyen en el riego

Este temático plantea el riego de forma generalizada, así que si te parece daremos un repaso rápido acerca de cómo, cuánto y cuándo regar.

De momento  el cómo, el cuánto y el cuándo varía según:

  1. La etapa de crecimiento.
  2. Durante la floración.
  3. En la formación posterior de los frutos.

Por lo general el requerimiento se incrementa a medida que un  cultivo crece y madura, pero también es cierto que puedes ahorrar agua con:

  1. El sistema de bancales.
  2. Los acolchados y coberturas.
  3. La concentración y asociación de cultivos, incluídos los frutales, ya que éstos crean tejido, sombra y cobertura viva.
Retención de agua en el huerto con coberturas naturales

Retención de agua en el huerto con acolchados naturales hechos de coberturas vivas

 

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE AGRICULTURA ORGÁNICA?

Apúntate ahora y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 


Acepto la política de privacidad

 

Información básica sobre Protección de Datos

Al inscribirte en este formulario nos das permiso para enviarte nuestra newsletter, emails formativos y las descargas que solicites (así de sencillo, ni más ni menos). Jamás de los jamases cederemos tus datos a terceros, y por supuesto, tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento.

 

 

Evidentemente, en el cómo, cuanto y cuando influyen sobre todo factores inherentes a la naturaleza como:

  1. El clima, que condiciona las necesidades de agua.
  2. Los cambios de temperatura que inciden en la respuesta del suelo, el agua y las plantas.
  3. La acción del viento que afecta a la humedad del ambiente.
  4. La duración del día que determina en la humedad prsente.
  5. La orografía, la orientación y la disposición del terreno y desde luego los cultivos. Cultivar en pendiente o verticalmente produce pérdidas de agua y materiales.
  6. Las prácticas que emplees para ahorrar y optimizar el agua son factores que añades tu según tus planes e intereses.

Y ten en cuenta también en este punto, que el agua con que riegas es normalmente  “infiltrada” por el suelo y se almacena desde la superficie hasta abajo de las raíces, para ser utilizada lentamente por el cultivo.

 

12. ¿Cómo regar el huerto orgánico?

 

Cuando se riega correctamente la planta toma la cantidad de agua suficiente para humedecer la capa de suelo en la que avanzan las raíces.

Por sí sola no toma ni de más ni de menos.

 

Un riego óptimo llama a la vida porque la humedad crea condiciones favorables de desarrollo en el entorno del cultivo.

Así que no te olvides de esto:

 

Al regar en exceso, se humedecen las zonas más bajas o sumergidas donde no andan ni prenden las raíces. Así desperdiciamos agua, y perdemos valiosos elementos nutritivos.

 

Sabiendo esto, tenemos que regar siendo conscientes de que los excesos desequilibran el medio.

Y el equilibrio está en el medio.

 

» Consejo #1

Te propondría que te tomes un tiempo sólo para la observación, y que no te precipites. Y que tomes el tiempo como un aliado

Empezar regando a manguera o regadera te facilita conocer muy de cerca el manejo del agua y la respuesta del cultivo, además te dará información sobre  las dosis que requiere cada cultivo, especie o variedad.

Toma la regadera como patrón, si ésta tiene una capacidad de unos 12 a 15 litros podrás comprobar, en primavera, verano, otoño e invierno el requerimiento medio de dos maneras:

  1. De cada planta
  2. Y del cultivo en bancal en su conjunto, ya que cada lugar tiene su tema.

 

» Consejo #2

Mantén una distancia prudencial, y procura que al regar el agua no golpeé la planta ni el suelo.

No detengas la manguera o la regadera demasiado tiempo sobre la planta, y balancéala de un lado a otro.

 

» Consejo #3

Evita el chorro directo y la presión sobre la planta o a su pie. Un chorro ligero puede aplicarse cerquita, sintiendo, y con cuidado de no hoyar ni anegar demasiado el terreno.

 

Con el crecimiento más avanzado y con la floración el riego de lluvia con manguera o aspersión va dejándose aun lado, ya que hay flores a las que no les gusta demasiado porque les viene el fruto.

 

Entonces puedes aplicar un chorro leve en su proximidad, en un roal alrededor o en el pequeño surco central del bancal donde se almacena agua de riego que alimenta las plantas en hilera.

 

» Consejo #4

Si riegas por inundación canaliza hasta el bancal y contén el agua en diques en los que depositas materia orgánica.

El agua enriquecida será filtrada por los costados del bancal siendo finalmente infiltrada y absorbida por las raíces de las plantas.

La cobertura hará lo suyo conteniendo la humedad del suelo, y manteniendo estable la temperatura y el tempero del terreno.

 

» Y recuerda que…

Cuando la planta empieza a hacer fruto ya genera su propia cobertura, haciendo sombra y manteniendo su área de humedad local.

 

Menos riego y retención de humedad en cultivo biointensivo

Ejemplo de retención del agua y la humedad utilizando los propios cultivos.

 

Con las plantas prudencialmente asociadas y próximas unas con otras se crea un bosque que preserva la humedad. Con el huerto vestido de cobertura y en esta fase fértil hay condiciones excepcionales de vergel.

Llegado este punto, el propio sistema economiza el agua con su espesura. Y sta es una de las claves de cualquier diseño permacultural. Por eso, si no conoces la permacultura te recomiendo que pases por este artículo para comprender qué es la permacultura a fondo y desde el pricipio.

 

13. ¿Cuánta agua se necesita para regar?

“Cuánto” es una palabra muy relativa que induce a pensar sólo en cantidad, pero en la agricultura orgánica importa más la calidad del riego que la cantidad.

 

Trazar gráficas o tablas sobre los requerimientos medios de agua de un cultivo dado se me antoja complicado y hasta engañoso.

 

Tendrás que investigar en tu terreno. Y máxime con la diversidad de especies y de características geográficas que nos encontraremos en cada lugar.

 

» La fórmula de la abuela

 

Para darte una idea usaré “la fórmula de la abuela”:

Para el momento de plantación, te diré que en un huerto orgánico con una simple regadera de unos 12 litros te da para regar un bancal con unas 24 plantas.

En plena época estival puedes gastar sólo ½ L de agua por planta/día o cada dos o tres días “si te apañas”.

 

Claro que te hablo de regar un bancal de cultivo orgánico, con su cobertura y todo.

En los momentos de crecimiento y floración la planta requerirá otras cantidades, pero esto te lo cuento un poco más abajo.

Recuerda que un suelo humífero bien rico en materia orgánica y bien coberturizado es siempre una ventaja, porque además de ser muy poroso, conserva y regula la humedad que da gusto. Y todo gracias a su característico efecto tampón.

Un riego bien gestionado no desperdicia ni tiene el requerimiento de un riego convencional pues responde a un diseño inteligente sencillo, bueno y barato.

Claro que también dependerá del tipo de cultivo y las variedades cultivadas. De si están cultivadas biointensivamente ya que se apoyan, se racionan y se hacen sombra. Todo cuenta.

De todas formas son las especies más grandes (sean hortalizas o árboles)  y con mucho fruto las más exigentes.

 

14. Cantidad de agua por cultivo

A continuación te haré un ligero esbozo de las cantidades de agua que gastan ciertas especies, pero sólo es orientativo pya que a medida que avanza el diseño de tu huerto las necesidades se reducen, porque el terreno se vuelve más equilibrado y  poroso.

Pero antes, y si te gustan los datos, de daré alguna referencia práctica:

 

El agua que vas a necesitar rondará los 6L/m² en un bancal de 1×6 m (en el que acabas de plantar).

Eso es aproximadamente una regadera como mínimo, y dos como máximo si tu terreno es seco y está sin tratar.

 

Cuando la planta está en pleno desarrollo o en floración el requerimiento es mayor entonces, tendrás que subir al doble,  pero si el suelo tiene un mulching  o cobertura seguro que gastas muuuucho menos.

En la época de dar fruto la planta está en su punto máximo de desarrollo, pero csi te has ocupado de tener un suelo rico en humus y la cobertura, es muy posible que no haya más requerimiento que cuando estña en pleno desarrollo floración.

Fijate que la propia planta ha creado su cobertura y su sombra y que las raíces han formado un tejido reservador. Aunque puedes gastar menos, eso tenlo en cuenta siempre.

 

» Regar solanáceas

Por lo general las solanáceas como tomates y pimientos y berenjenas requieren de más agua, y sobre todo las señoras patatas.

El cultivo de patatas lo hago a pie de distancia y riego abundantemente entre las hileras, y de vez en cuando empapo los senderos.

Pero también puedo cultivarlas con poca agua y bajo paja. Hay especies que se prestan. No serán quizás tan productivas (o sí) pero seguro que habrá muy buenas patatas.

 

» Regar curcubitáceas

Las cucurbitáceas como calabazas, calabacines y pepinos también piden bastante agua, sobre todo en pleno verano.

Pero con cobertura al pie bastará con regarlas cada dos o tres días.

 

» Regar compuestas

A las compuestas como lechugas, escarolas y endivias les encanta la lluvia fina al principio y luego en el roal central.

Generalmente tienen con 1L por planta cada dos días.

Lo mismo puedes hacer con espinacas y acelgas, con las zanahorias y las remolachas, con el apio y el hinojo.

 

» Regar crucíferas

Las crucíferas como coles, brécoles y coliflores piden un poco más de agua que otras especies.

Y cultivando puerros en medio aprovecharás mucho mejor el agua de riego.

 

» Regar liláceas

Las liliáceas como ajos y cebollas, por lo general no son tan exigentes, incluso gustan de cierta sequedad alterna.

Basta con regarlas también de dos a cuatro días.

 

» Regar árboles frutales

Cómo, cuándo y cuánto regar árboles, sean o no frutales depende (como ya te he dicho a lo largo de este post) de muchos factores.

 

Regar arboles frutales

 

Podríamos decir que depende del clima, del suelo, de  la especie y la variedad, de cómo y dónde se ha plantado y todo eso… y más. Y sin duda es cierto.

Pero cuando llevas un tiempo plantando árboles, al final (igual que con las hortalizas) acabas descubriendo que podemos partir de un patrón que nos simplificque las cosas para no ver tanta complejidad y emprender las cosas sin miedo.

Cómo regamos nosotros los frutales...

Aquí en La Cabana, a la hora de plantar un árbol procuramos tener en cuenta el lugar donde va a estar: si está en un lugar en el que se ha hecho en línea clave o si se se hace a ojo.

Dependiendo de la especie procuramos plantarlos en proximidad de charcas, colectores o zonas  de reserva de agua.

Y también nos van bien las terrazas sobre materiales orgánicos o los mismos bancales pero para árboles.

 

 

Hacer buenas asociaciones con los árboles frutales, cultivar gremios de plantas y tapizadoras alrededor del árbol mejora las condiciones de humedad además de protegerlos de plagas y enfermedades.

El momento en que más atención hay que prestar a la hora del riego de los frutales es cuando son jóvenes o se acaban de plantar. Porque es cuando necesitan fijarse al terreno y adaptarse a la inteligencia del suelo, expandirse y ramificar, para unirse a la rizosfera que es la que intercomunica cultivos y árboles.

Sin embargo, una vez mayores y maduros los requerimientos menguan y el árbol anda solo, a su bola, enseñandonos ÉL a nosotros lo que tenemos que hacer.

Así que para no liarte te voy a dar una sugerencia práctica. Y partiendo de la fórmula de la abuela que te comentaba al principio obtenemos lo siguiente:

  •  De 4 a 5 L/árbol cada 2 0 tres días en lugares muy secos y en plena epoca estival
  • 1 ó 2 veces a la semana mínimo en lugares más húmedos. Emplea más o menos media regadera o medio cubo y ya está.

Si hace un calor que achicharra procúrate aportarle material celulósico para contener mejor la humedad:

  • cartón
  • palitos huecos
  • hojarasca
  • cortezas
  • cascarillas de cualquier tipo, incluso lufas

Al regar procura no echar como un chorro directo e impactante  y evita encharcar.

 

» Consejo #5

Ten en cuenta que las plantas crean su propia cobertura.  Además siempre puedes añadir plantas tapizantes como verdolagas y portulacas, o fumarias rusticas y tréboles, etc.

Y recuerda que, más adelante, durante la floración y el desarrollo de los frutos en pleno verano puede haber más exigencia.

En este punto te recomiendo que empapes bien el pasillo o surco central y que lo cubras con cobertura, con el fin de evitar la evaporación excesiva del agua.

 

15. Cuándo regar

 

Creo que, cuándo hay que regar, es cosa de cada uno.

Pero la experiencia enseña que el mejor momento para regar, sobre todo en los meses de más calor, es en las últimas horas de la tarde, especialmente cuando el sol se está poniendo.

 

A este respecto cada uno tiene su librillo.

A esas horas la planta es más receptiva y el suelo conserva durante más tiempo la humedad.

Si no hay otro remedio puedes regar a primera hora de la mañana, pero a sabiendas de que después hará calor, con la consiguiente pérdida de humedad en las plantas y el suelo.

Te en cuenta que es contra producente regar con sol a pleno día, o en las horas de más calor, ya que la planta no optimiza y nosotros perdemos el agua y el tiempo.

 

» Riego en otoño- invierno

El riego en otoño-invierno, y si la planta precisa cierta humedad, es mejor en las horas más cálidas del día, así evitaras que el riego hiele por la noche.

Si no requiere de esa humedad puedes regar por las tardes, ya que el agua se enfría mucho por la noche.

Si el  ambiente está húmedo con un par de veces a la semana será suficiente.

Eso sí, si has sembrado o cultivado al principiodeel otoño, tendrás que regar a conciencia para hacer reserva y acelerar el desarrollo vegetativo de la planta, antes de que el invierno se te eche encima y paralice en seco el crecimiento.

 

» Riego en primavera-verano

A medida que la planta crece, ésta requiere riegos más abundantes y frecuentes. Riega alternamente pero evita el exceso o el encharcamiento.

Recuerda que con un suelo rico en materia orgánica, con el cultivo en sistema de bancales y con acolchamientos el requerimiento de agua será sorprendentemente más bajo.

 

16. Conclusiones sobre el riego

Bueno, has llegado al final!!!! Gracias!!!!

Creo que he hablado un poco de casi todo. Disculpa la forma de expresarme a veces informal, pero los que me conocen y han visto en acción saben que es mi forma de hacerme entender 😉

Como conclusión solo te diría que todo cuanto hagas con tu huerto orgánico tiene un efecto global y no solo local.

 

El agua es un ser vivo, el suelo lo es también, y la vida es un Todo… y un continuo.

 

Y haría hincapié en tres cosas:

  1. El recurso del agua se está haciendo cada vez más vital y es bueno y hasta urgente tenerlo muy en cuenta en la planificación de tu huerto o tu diseño.
  2. Empieza planteándote fórmulas no sólo para escapar del día a día, también mirando al mañana porque la cuestión del agua se complicará con el tiempo.
  3. Ve pensando en acumularla o en concentrarla reteniéndola en tu vergel y situando en el balsas y colectores que la maximicen.

Por mucho que te digan que las cosas se hacen así o asado, tú eres quien mejor conoce tu percal.

Explora, investiga, experimenta y equivócate sin más.

Porque si pones intención y amor en lo que haces… seguro que todo te saldrá requetebien.

Déjame tu comentario aquí abajo, intentaré resolver todas tus dudas y cuestiones.

Y si te pareció interesante, no dudes en compartir y sembrar conciencia!!

Un abrazo

Tato

¿QUIERES QUE TU PROYECTO SEA INTEGRAL?

Te contamos todo lo que sabemos sobre Agroecología Integrativa, Agricultura Orgánica, Permacultura y Sistemas Integrados.

Apúntate ahora y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 


Acepto la política de privacidad

 

Información básica sobre Protección de Datos

Al inscribirte en este formulario nos das permiso para enviarte nuestra newsletter, emails formativos y las descargas que solicites (así de sencillo, ni más ni menos). Jamás de los jamases cederemos tus datos a terceros, y por supuesto, tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento.

 

 

Tato Peña
Cofundador y Coordinador General en AGRhumus.

Más de 30 años de experiencia en agricultura orgánica, permacultura y sistemas integrados.

Profesor de Filosofía Holística, Teoría de Sistemas y Ecología Profunda desde 1989 y presidente de la Asociación Internacional de Investigación y Divulgación Holística.

Ideólogo e impulsor de la Agroecología Integrativa como el modelo de transición, económico, medioambiental y social en el ámbito rural.
Tato Peña on Facebook

2 comentarios en “Sistemas de riego y el cultivo del agua

  • Saludos. Soy Alejandro, agricultor biodinamico de guadalajara.
    Buen articulo.Aunque creo falta hablar del metodo que más agua ahorra muy importante de cara al cambio climático cada vez mas patente y extremo, y es el cultivo en secano. Tradicionalmente en la meseta tomate,melon y sandia nunca se han regado absolutamente nada; y hablo de el centro de la peninsula donde por ejemplo el año pasado desde junio hasta septiembre solo llovio 2 dias,uno en julio un chaparron corto y otro en agosto . Ademas tambien se plantan otras especies con la tecnica de secano como pimientos, berenjenas, calabazas, calabacin. Sin una sola gota de riego. Tan solo lo que cae del cielo que aqui es poquisimo comparado con Asturias. Muchas gracias por vuestros articulos y por compartir información tan útil. Un abrazo!

    • Hola Alejandro.
      Gracias por tu atención y decirte que desde luego tienes razón en la importancia del riego de secano, el método que más agua ahorra. Además hay una demanda creciente sobre estos asuntos a raíz de la actual crisis de sequías que asola gran parte del territorio.

      Pues sí, el tema trae cola y tenemos pensado dedicerle un artículo a él solito, incluyendo el método de cultivo en secano.

      Sobra decirte que si quieres enviarnos tus impresiones y experiencias serán valoradas y bien recibidas. El tema del riego que hemos subido intenta ser sólo un genérico que serviría de introducción a cuestiones que serán tratadas con más profundidad en próximas publicaciones.

      Agradezco tu comentario que desde luego refleja una realidad que tenemos muy en cuenta; y como te digo, encantado de establecer contacto contigo y esperamos nos lleve a más.

      Un fuerte abrazo
      -Tato-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *