Pastoreo racional Voisin: las 4 Leyes fundamentales del PRV


Para entender el PRV o Sistema de Pastoreo Racional, y manejar racionalmente los pastos, es imprescindible conocer y aplicar las cuatro leyes o principios de A. Voisin.

En este artículo de hoy te explico a fondo cuáles son estas cuatro leyes universales utilizadas en el pastoreo racional y cómo manejar y cuidar las necesidades de los pastos en función de los requerimientos de los animales que los pastan.

Aprenderás en qué se basa el pastoreo racional y a aplicar estas cuatro leyes con las que mejorar la fertilidad del suelo, la productividad de pastos y la producción animal de forma sencilla, haciendo un uso racional del suelo y de los recursos que dispone.

PASTOREO RACIONAL - LEYES DE VOISIN - PRV

 

¿Qué es el pastoreo racional?

El pastoreo racional es un sistema de manejo de ganado en praderas y bosques en el cual los animales se mueven de una zona recién pastada a otra donde haya pasto.

Podemos decir también que el pastoreo racional es un sistema de pastoreo que imita el movimiento de las manadas buscando alimento en las praderas.

Desde hace casi un siglo se investiga sobre estos conocimientos ancestrales y, a día de hoy, se les da diversos nombres (pastoreo racional, pastoreo rotacional, pastoreo rotativo, pastoreo dinámico, etc…)

Todos estos sistemas de pastoreo están basados en A. Voisin y sus leyes. Y también son fundamentos de la Ganadería Integrativa con la que trabajamos en AGRhumus, en la que los pastoreos son parte fundamental. En esta entrevista hablamos a fondo sobre esto.

Hoy conocemos la parte técnica del manejo de las praderas y la alimentación en base a pasto de diversas especies. Es por esto que, partiendo del óptimo manejo de suelos y pastos, llegamos a mejorar la productividad y biodiversidad de las praderas y la nutrición animal, con el pasto como principal o único ingrediente en la dieta animal.

 

André Voisin y Luiz Carlos Pinheiro Machado

 

“El pastoreo es el encuentro del animal con el pasto, comandado por el humano. El acto de hacer pastar consiste en satisfacer plenamente las necesidades de uno y de otro, con el fin de viabilizar el máximo rendimiento entre ambos. En términos etológicos, se establece una relación alelomimética entre la vaca y el pasto: la vaca necesita del pasto para sobrevivir y deja la saliva para estimular su rebrote, y el pasto, base de la supervivencia de la vaca, precisa ser comido en su punto óptimo de reposo para mantenerse perenne.”

Luiz Carlos Pinheiro Machado

 

Este pequeño extracto del libro del profesor Pinheiro (PRV: Pastoreo Racional Voisin) explica muy bien cuál es la base del manejo adecuado de los rebaños en pastoreo y de los pastos que formuló A.Voisin.

En el caso de los rumiantes el texto es ejemplificante, ya que los herbívoros se alimentan de hierba (en verde o seco) dada su naturaleza digestiva. Aunque no sólo sirve para éstos.

Esto es válido igualmente para otro tipo de animales como aves, cerdos, caballos… a los que se puede incorporar una considerable cantidad de hierba en la dieta, que ya tenían de manera natural hasta no hace tanto tiempo.

 

Las leyes de Voisin en el pastoreo racional y sus beneficios

En este artículo enunciaremos y desarrollaremos las cuatro leyes fundamentales del pastoreo racional de A.Voisin:

  1. Ley de Reposo
  2. Ley de Ocupación
  3. Ley de los rendimientos máximos
  4. Ley de rendimiento regular

Sin considerarme amigo de las leyes y sus condiciones limitantes, y a veces cuadriculadas, estas cuatro leyes de A.Voisin son fundamentales en el pastoreo racional para el buen manejo de las praderas y la alimentación de los animales en base a pasto.

Y además nos proporcionan beneficios claros sea cual sea el tipo de ganado con el que estamos trabajando:

Óptima alimentación de los animales.

Aumento de la productividad y perennidad de los pastos

Máxima rentabilidad en términos productivos tanto de pastos, animales y humanos.

Freno a la erosión

Maximización de la retención de agua en suelos

Mayor fijación de carbono y nitrógeno

 

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Apúntate ahora y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 


Acepto la política de privacidad

 

 

1- Ley de Reposo (1ª ley del pasto)

 

“Para que un pasto cortado por el diente del animal pueda dar su máxima productividad, es necesario que, entre dos cortes sucesivos a diente, haya pasado el tiempo suficiente, que permita al pasto:

– Almacenar en sus raíces las reservas necesarias para un inicio de rebrote vigoroso.

– Realizar su “llamarada de crecimiento”, o gran producción de pasto por día y por hectárea.”

 

Esta primera ley habla sobre el período de descanso necesario entre pastoreos para permitir a la planta volver a rebrotar hasta su punto óptimo, denominado como “POR o punto óptimo de reposo”.

 

» POR: Punto Óptimo de Reposo

Este punto POR o punto óptimo de reposo, es el momento en el que la planta tiene el mejor equilibrio nutricional y sus raíces han almacenado suficiente energía para producir un rebrote vigoroso.

La planta, en este punto, tiene la mayor cantidad de proteína posible, independientemente de la variedad. Este punto coincide con el momento de pre-floración o pre-espigado en las estaciones de temperaturas más templadas o cálidas y con la marchitación de la primera (o primeras) hoja basal en los meses más fríos.

En este momento, la planta es menos susceptible de ser atacada por plagas (Principio de la Trofobiosis – Chaboussou) y requiere de menos agua, ya que los momentos de floración, espigado y fructificación son de alto requerimiento hídrico.

En este gráfico que te dejo a continuación puedes ver con claridad estos puntos:

punto optimo de reposo - leyes pastoreo racional voisin

Por lo tanto, hay un momento en el crecimiento de la planta en el que se cumplen estas cuatro variables:

  1. Mejor alimentación
  2. Mayor capacidad de rebrote
  3. Alta capacidad inmunológica
  4. Más ahorro de agua.

De esta manera, encontramos que en el manejo racional ésta es una de las claves para alimentar adecuadamente a los animales en pastoreo a la vez que mantenemos y mejoramos nuestros pastos.

Así, la primera ley o Ley de Reposo enunciada por Voisin viene dada por estas cuatro variables y es imprescindible cumplirla para conseguir estos beneficios.

Esta ley es fundamental, así de claro y sencillo.

 

» Tiempos de reposo

Los tiempos de reposo varían dependiendo de las zonas y condiciones climáticas, las especies a pastar y otras variables como la fertilidad de los suelos que manejemos.

En las zonas templadas pueden variar aproximadamente de 25 a 70 días entre primavera-verano-otoño y llegar a 120-150 días en invierno. Por lo tanto, deberemos esperar el tiempo conveniente en cada caso para volver a pastorear la misma parcela y así permitirla descansar.

De todas maneras, hay que tener en cuenta que los tiempos los marcan los mismos pastos y su observación. Así que es absolutamente necesario observar y conocer nuestros propios pastos para tomar las decisiones adecuadas.

Esta es una de las claves para evitar los sobrepastoreos, la pérdida de biodiversidad y de especies y la erosión, entre otros factores. Ya que la aparición de las mal llamadas “malas hierbas”, que en realidad son indicadores biológicos, son consecuencia de los sobrepastoreos y manejos defectuosos.

Pero esto tiene solución cambiando el sistema de pastoreo que se aplica a los pastos y, por eso, para ampliar este punto te recomiendo que leas este artículo de identificación de malas hierbas para el diagnóstico rápido  del suelo, en el que encontrarás claves que te ayudarán a identificar el tipo de pasto y suelo con el que estás trabajando.

 

2- Ley de Ocupación (2ª ley del pasto)

 

“El tiempo global de ocupación de una parcela debe ser lo suficientemente corto como para que un pasto cortado a diente el primer día (o al comienzo) de la ocupación, no sea cortado nuevamente por el diente de los animales, antes de que éstos dejen la parcela.”

 

Cuando hablamos de ocupación nos referimos al tiempo que el rebaño pasa en la parcela pastoreando.

Y este tiempo óptimo de ocupación no debe ser superior a dos días, siendo de máxima productividad de pasto el cambio de parcela diaria.

Si el rebaño es cambiado de parcela a diario los resultados serán los más altos. Hay casos en los que no es posible realizar los cambios diarios, por falta de tiempo o fincas muy separadas, y el cambio de parcela cada dos días puede ser una buena solución con buenos resultados.

 

» Relación entre la 2ª y la 1ª Ley

Esta segunda ley está directamente relacionada con la ley de reposo.

Si los animales pasan más de dos días en la misma parcela tenderán a comerse los rebrotes de las plantas ya pastadas y este factor repercutirá directamente en el agotamiento de los pastos, los cuales no tendrán su tiempo de reposo adecuado.

Por lo tanto, si esta ley no se cumple los resultados no serán satisfactorios.

Los rebrotes de los pastos comienzan a los dos días en períodos como primavera-verano-otoño (siempre en base al clima y condiciones de fertilidad del suelo) y se alargan en invierno. En este último caso los rebaños podrían pasar más tiempo en cada parcela.

Esto se debe a que los tiempos de rebrote en invierno son mucho más largos por regla general y, de esta manera, no ponemos en peligro el rebrote de la planta.

En muchos casos puede ser interesante aumentar los períodos de estancia en cada parcela durante el invierno para aumentar la fertilización natural que nos brindan los animales, variable fundamental para la fertilidad, la producción de hierba y la biodiversidad.

 

3- Ley de los rendimientos máximos (3ª ley del pasto)

 

“Es necesario ayudar a los animales de exigencias alimenticias más elevadas para que puedan cosechar la mayor cantidad de pasto, y para que éste sea de la mejor calidad posible.”

 

En las estaciones de primavera y otoño hay una regla que habla de pastoreos más eficientes cuando las plantas tienen entre 15 y 25cm de altura, ya que los animales necesitarán menos trabajo para pastorear a fondo (en el caso de los bovinos).

Esta regla es un poco engañosa ya que la altura del pasto no determina necesariamente el momento óptimo para pastar. Y si recuerdas lo descrito en la primera ley, encontrararás que la variable a tener en cuenta para entrar a una parcela a pastorear se observa en el estado vegetativo de la planta: prefloración, preespigado o prefructificación.

Veámoslo con un ejemplo.

 

» Ejemplo práctico de esta 3ª Ley

En el verano, seco (cada vez más en los últimos años), las plantas tienden a cumplir su ciclo vegetativo floreciendo o espigando por falta de agua.

Es un asunto que tiene que ver con la tendencia de las plantas a reproducirse para asegurar su persistencia. Debido a que si no hay agua en el suelo, las plantas florecerán para semillar y así seguir existiendo.

En estos casos, la altura de la planta puede ser mínima y, aun así, será el mejor momento para pastorearla y así asegurar los beneficios enumerados en la primera ley.

Por lo tanto,  hay que estar siempre atento al estado vegetativo de la planta para tomar la decisión de pastorear o no.

Y recuerda que la altura debe ser un factor secundario.

 

4- Ley del rendimiento regular (4ª ley del pasto)

 

“Para que una vaca pueda dar rendimientos regulares es necesario que no permanezca más de tres días en una misma parcela. Los rendimientos serán máximos si la vaca no permanece más de un día en la misma parcela.”

 

El hecho de pastorear durante dos días máximo en cada parcela tiene que ver directamente con:

  1. La calidad nutricional
  2. La cantidad de forraje que consumen las vacas fundamentalmente.

Voisin investigó y demostró que a partir del segundo día el consumo en kg de forraje decrece y la menor calidad de la parte más baja de las plantas influye en la nutrición en base a pasto.

Esta es una muy buena observación para dividir los grupos de animales en dos:

  1. Grupos de “despunte”
  2. Grupos de “repaso”

 

» Primer grupo: grupo de “despunte”

En este primer grupo, las vacas que tienen mayores necesidades nutricionales realizan el “despunte”, es decir, comen la parte más alta de los pastos. Esta parte siempre es la que más cantidad de proteína tiene.

Este grupo debe ser el de mayores necesidades nutricionales en bovinos, como en el caso de la producción lechera, engorde, pre y postparto, crecimiento…

» Segundo grupo: grupo de “repaso”

El segundo grupo, llamado “de repaso”, se encarga de apurar las partes intermedias de las plantas. Con un tenor de proteína suficiente para animales en mantenimiento.

Este sería el grupo de vacas secas en bovinos de leche (como ejemplo), que harían el repaso de los pastos y así aprovecharíamos éstos con más eficiencia.

Este trabajo lo pueden hacer igualmente las ovejas o las aves, teniendo en cuenta el equilibrio proteína-fibra de la parte intermedia de la planta.

Por lo tanto, podríamos tener como grupo de repaso a un rebaño de animales distinto a los bovinos y diversificar así nuestra producción, aprovechando de esta manera el pastoreo racional a fondo.

 

Nota final sobre pastoreo racional

Lo que debe quedar claro de estas leyes de Voisin, es que las dos primeras leyes son fundamentales y se pueden y deben aplicar con excelentes resultados. Independientemente de las especies a pastorear.

Y que la aplicación del resto de leyes dependerá de las especies animales a pastorear, ya que cada una se alimenta de manera distinta en los pastoreos.

________

Espero que lo que acabas de leer sobre manejo y pastoreo racional te sirva para ponerlo en práctica sea cual sea el tamaño de tu parcela, porque los beneficios van mucho más allá de la productividad económica que puedes obtener.

Por mi parte, sólo me queda añadir que quienes practicamos este tipo de pastoreo sabemos que crear entornos sanos, equilibrados y productivos es además de fácil y posible… necesario.

¡Pónlo en marcha!

Markos Gamboa
Coordinador de proyectos de Ganadería y Granjas Diversificadas en AGRhumus
Soy productor agroganadero y formador-asesor para el diseño y puesta en marcha de Granjas Diversificadas, sistemas de pastoreo, manejo de pastos, y alimentación-nutrición, salud y bienestar animal.
Markos Gamboa on Facebook

4 comentarios en “Pastoreo racional Voisin: las 4 Leyes fundamentales del PRV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *