Materia orgánica y humus del suelo: todo sobre la alquimia del suelo


El humus y la materia orgánica es clave en la fertilidad del suelo. En este artículo hablamos del humus, abono verde, compost, compost líquido, sustratos, biomasa… además te doy una receta de bocashi y comparto videos donde te mostramos cómo lo hacemos nosotros en AGRhumus.

La materia orgánica es el alma de la fertilidad, la fertilidad es el alma de la agricultura, y la agricultura siempre ha sido el alma de la comunidad y la cultura humana.

Si te paras a echar un vistazo verás que multitud de ritos y arquetipos se basan en la fertilidad y en su relación con la eternidad.

La fertilidad aseguraba en el pasado la supervivencia y la reproducción, garantizaba la continuidad de la vida y las generaciones, y con todo ello aseguraba la cultura y su transmisión.

Hoy las cosas no han variado demasiado. La mayoría de las personas no cae en ello, pero continúa habiendo un culto a la fertilidad sólo que tal vez desvirtuado por exigencias del guión social.

Desde luego no podemos hablar de bio-diversidad sin concebirla como resultado de la fertilidad y no deberíamos reducir la fertilidad a un acto puramente biológico, ya que el universo, e incluso la vida de las partículas, responde en esencia a este fin.

Por eso el punto de partida es que sin materia orgánica no hay fertilidad… no hay vida.

Por suerte la relación entre materia orgánica y fertilidad se va extendiendo desde los Ministerios de Agricultura tal y como puedes ver en este enlace , pero la tarea es nuestra… así que manos a la obra y mucha mierda!.

Materia organica, humus del suelo y coberturas vegetales AGRhumus

El humus, el alimento real es el resultado del ciclo del amor… es la eternidad.

Tato Peña

1. El suelo está vivo

Empiezo afirmando que el suelo no es algo inerte tal y como lo describe la agricultura mecanicista al uso, o sea la “agricultura oficial”. Verlo de otra manera tan sólo es una cuestión de perspectiva.

En el caso del mecanicismo no hay vida en la materia ( ni siquiera en la energía) de modo que el suelo es un ser inerte por definición.

Y limitar su definición es también limitar su uso y potencial, por eso desde una visión holística de la agricultura el humus y el suelo están vivos: desde lo macro hasta lo micro.

Comparto la perspectiva de que el suelo es el manto que nutre y da asiento a la vida, y es que toda la vida terrestre nace de él y cómo no, vuelve de nuevo a él. En este enlace sobre el suelo y la materia orgánica de la FAO tienes un resumen que viene bastante bien.

El ciclo se repite desde el origen de los tiempos y se repetirá “ad infinitum”.

Es el ciclo trofológico, el ciclo donde todo lo que se da es energía:

  • energía que da la vida
  • energía que da alimento
  • y también alimento que da energía.

Finalmente, llega a un punto entrópico en el que los elementos menguan y entran en un proceso de descomposición, por lo tanto, es la materia orgánica en descomposición la que sirve de alimento a la vida.

El laboratorio de la Vida

A eso se le llama muerte pero en la naturaleza lo que llamamos muerte no existe,tan sólo es un tránsito de transformación que da lugar a un estadío nuevo.

El suelo es un maravilloso e inimitable laboratorio en el que habitan millones de seres diminutos y microscópicos. Tan sólo en un puñado de humus hay millones de microorganismos que multiplican con creces a todos los millones de habitantes del planeta.

Estos organismos, por lo general bacterias, hongos y algas, trabajan conjuntamente con lombrices, insectos y pequeños animales en el laboratorio de la capa fértil o humus del suelo. Todos juntos transforman los elementos presentes en el suelo y los re-convierten en nutrientes para las plantas.

[bctt tweet=”Es mejor nutrir el suelo que fertilizar las plantas” username=”AGRhumus”]

Esta debe ser nuestra máxima prioridad ya que fertilizando la planta sólo salvamos el día a día pero con la nutrición del suelo garantizamos su condición fértil para el futuro.

 

Bases para la fertilización de los suelos

El ciclo del suelo fértil necesita de minerales, microorganismos y materia orgánica. Los tres representan la unidad dinámica que aseguran la vida en el suelo:

  1. La bio-actividad.
  2. La sostenibilidad.
  3. La regeneración.

Teniendo esto en cuenta ya podemos ponernos manos a la obra.

Para el agricultor que cultiva bio-diversidad el fin es crear un hábitat eco-sistémico. Esto quiere decir que no sólo tiene en cuenta el suelo, sino el medio ambiente en su conjunto y con toda su diversidad, incluida la actividad radiónica y telúrica.

Este tipo de entornos están abiertos ( aunque en permacultura se definen como cerrados), ya que requieren un flujo constante de energías internas y externas que son generadas, liberadas, consumidas y de nuevo re-generadas.

materia organica

Bosque auto-regenerador de laurel, higuera, naranjo, acebo, madroño, helecho, castaño, roble, avenus, geranio silvestre, mostaza, llantén, consuelda … y Tato. Con vistas a un futuro huerto-bosque comestible donde también hacer acopio de especies autóctonas.

2. Materia orgánica y la cocina trofológica: sexo, alimento y muerte

La trofología no trata sólo de la alimentación humana porque la ecología también es trofológica. La naturaleza se auto-fertiliza alimentándose a sí misma y para comprender esto debemos entender tres estadíos:

  1. Generación | Sexo
  2. Tránsito | Alimento
  3. Re-generación | Muerte

Generación

Llegados aquí la semilla es un buen punto de partida. La semilla da lugar a un potencial de vida dentro de su germen. Vida que por cierto, finalmente será consumida o descompuesta para ser de nuevo un potencial de vida.

En la agricultura orgánica el ideal es asentar las condiciones para la permanencia generacional de las especies y la diversidad. A este fin se debe dirigir cualquier banco de semillas y el cultivo de biodiversidad, porque ambos aseguran la permanencia y la continuidad del eco-sistema.

El agricultor orgánico centra sus atenciones y esfuerzos en mantener un  ciclo vital del que él también forma parte. Así, integrándose en el entorno, obtiene su fuente de alimento y el agricultor logra asegurar su propia continuidad generacional.

Tránsito

Todo cuanto se mantiene y sostiene en la naturaleza es la necesidad de alimento, ya que éste asegura el ciclo generativo, de tránsito y re-generativo.

Decía antes que tránsito es alimento ¿y qué no lo es?. Dentro de nuestro cuerpo existe toda una vida que va desde la flora bucal a la flora intestinal, desde la boca al culo, vaya 😉 , que reproduce  todo un sistema trofológico.

Si observamos atentamente el ciclo de la vida veremos que es un tránsito y que podemos intervenir en él. ¿Cómo lo hacemos? Pues con la fertilidad, humus y materia orgánica, que es el tema que nos une hoy.

Re-generación

Desde un punto de vista objetivo la re-generación es muerte y descomposición, pero la muerte no existe en la naturaleza sino como un ciclo de transformación.

La vida orgánica y mineral facilita que la vida se re-genere y forme un sistema auto-sustentable.

Favorecer o actuar sobre la re-generación del suelo garantiza la continuidad del ciclo, y aceptar la muerte y la descomposición es condición “sine qua non” para la vida.

3. Humus del suelo

Humus es el resultado de la descomposición de la materia orgánica del suelo por organismos y microorganismos. O lo que es lo mismo, la relación entre estos tres factores vitales:

  • materia animal y vegetal muerta o en estado de putrefacción
  • organismos como lombrices e insectos y  pequeños animales
  • microorganismos como bacterias, levaduras, hongos y algas

 

La destrucción del humus es la aniquilación de la vida.

Sin humus no hay fertilidad en el suelo, y dicho sea de paso, sin humus hay más posibilidades de tener enfermedades y plagas en el huerto.

Por eso te recomiendo encarecidamente que concentres todo tu trabajo en este punto.

Vida y alquimia

Desde que la materia orgánica es sólo materia orgánica hasta que se trasforma en humus hay tres niveles en su proceso de transformación:

  • inicial: la materia orgánica está cruda y comienza a descomponerse en nutrientes
  • intermedio: los nutrientes son fijados en cadenas cortas de absorción rápida
  • final: los nutrientes son fijados en cadenas largas de absorción lenta

Y para que lo entiendas mejor, por analogía, la transformación de materia orgánica en humus es muy parecida a como funciona nuestro proceso digestivo:

  • inicial: es la deglución y la masticación de un alimento
  • intermedio: es la digestión y metabolización
  • final: es la sintetización y absorción

Y en este punto me quedo con eso de que:

La mejor fábrica de materia orgánica es un estómago

 

4. Bio-diversidad y fertilidad

La propia bio-diversidad fertiliza por sí sola: pájaros, pequeños roedores, murciélagos, sapos, lagartos, culebrillas, mariposas, mariquitas, abejas, áfidos, escarabajos, caracoles, hormigas, microorganismos etc

Todos ellos forman parte del ciclo de la fertilidad, por ello lo más importante es que encuentren su lugar. Más que nada porque sin ellos no hay materia prima ni polinización que la garantice. Así que todo cuanto hagamos debería partir de este principio.

Los humanos existimos en el orden natural, en esta bio-diversidad. Si somos agricultores o permacultores es importante comprender que estamos integrados y que hemos sido creados para algo, y ese algo se me antoja que es aportar.

 

Tipos de fertilización orgánica

Tenemos la responsabilidad de respetar el orden natural y la posibilidad de participar enriqueciendo ese orden.

Para hacer esto la naturaleza nos aporta los medios y las herramientas que necesitamos. Así los tipos más populares o tradicionales de fertilización orgánica que podemos utilizar son:

  • Abono verde
  • Bio-compost o compostaje orgánico
  • Estiércol
  • Bio-masa: turbas y sustratos

Tipos habrá tantos como se nos ocurran, aunque recuerda que el mejor tipo de fertilización es dejar que la naturaleza siga su curso y este es ( o debería ser) el primer principio.

Pero estamos dotados de inteligencia y libre albedrío y por eso pienso que es totalmente lícito  hacer uso de:

  • compuestos con base natural como los hidrolatos
  • deshidratados
  • fermentos
  • macerados
  • estractos

Los seres humanos no somos anomalías ni seres ajenos a la vida, sino miembros de un único cuerpo y medio que es la naturaleza.

Así que pongamos en marcha toda nuestra capacidad de observación y nuestra voluntad de integrarnos en la naturaleza, y vamos a dar un uso coherente a todos los recursos que hacen de nuestro entorno una fuente de riqueza y soberanía… permanente y sostenible.

APÚNTATE

Recibe gratis nuestra Guía Ilustrada de Agricultura Orgánica

 

Aseguramos 100% tu privacidad. No compartimos tus datos con nadie.

 

5. Abono verde

Como ya sabes el abono verde se obtiene de materiales vegetales. Generalmente de plantas cuando éstas son brotes verdes, tiernos y frescos, y mucho mejor si los utilizamos antes de su floración o de que hagan semillas.

Y esto es así porque cuando los brotes están jóvenes y “lozanos” contienen cantidades excelentes de savia, clorofila, celulosas, fito-enzimas y minerales y es justo en ese momento cuando podemos sacarles mayor partido a sus biomoléculas.

 

La importancia de las leguminosas

Por lo general se emplean como abono verde las leguminosas, que puedes sembrar como y donde quieras:

  • Judías
  • Guisantes
  • Soja
  • Habas
  • Frijoles
  • Algarrobo
  • Alfalfa
  • Trébol
  • Altramuces
  • Lentejas
  • etc

Las leguminosas son fijadoras del nitrógeno y cuando han llegado a su grado de plenitud y esplendor podemos cortarlas o mezclarlas con las raíces en el suelo. El fin es que se integren y aporten fertilidad.

Pero no sólo puedes emplear leguminosas, también sirven para este fin plantas que enraízan con profundidad y que extraen nutrientes del subsuelo como por ejemplo:

  • Consuelda
  • Mostaza
  • Ortiga
  • Ruibarbo
  • Llantén
  • Helecho
  • Caléndula
  • Girasol

Existen métodos diagnóstico del suelo con malas hierbas, e incluso las “malas hierbas” pueden servir de abono verde ya que éstas contienen proteínas que se convertirán en nitrógeno. La vegetación retiene el nitrógeno del aire y sólo lo desprende una vez descompuesto en materia orgánica.

Esto puede resultar contradictorio a quienes toman al pie de la letra que el nitrógeno sólo puede ser fijado en el suelo asociado con otros compuestos, por eso desde aquí invito a investigar y experimentar con un enfoque más abierto.

 

Coberturas de abono verde (video)

El abono verde es ideal para hacer las coberturas en el huerto, pero de esto ya hablaremos más adelante. De momento te dejo un video de cómo lo utilizamos nosotros y hacemos la cobertura con estas supuestas “malas hierbas”.

En este caso en concreto la cobertura la hacemos con “trébol frutilla” (Trifolium fragiferum), “trébol blanco” (Trifolium repens)  y el humilde “cenizo” (Chenopodium album).

Éste último particularmente lo aprovecho (además de para dar a los conejos) por su alto contenido en beta-caroteno, calcio y proteína.

Pero no me lío más con esto y te dejo con el video (que es la primera parte del tema de abonos verdes y coberturas)  y seguimos con más fertilizantes orgánicos 😉

 

 

6. Compost orgánico, composta vegetal o Bio-compost

Los compost orgánicos, la composta vegetal o Bio-compost consiste en amontonar la materia vegetal y de desecho de las plantas (que en nuestro caso es de provecho) como hojas, brotes, frutos maduros, sobrantes de cosecha y de la cocina etc y acumularlos en montones en el suelo.

Te recomiendo que te leas el artículo sobre cómo hacer compost con restos de la cocina, porque en él encontrarás información muy útil para empezar desde ya a obtener un compost de alta calidad.

Hay muchas técnicas de compostaje que van desde cajoneras a fosas (o tumbas) en las que el proceso en vez de ser aeróbico es más anaeróbico o en la oscuridad.

Todas sirven y son eficaces. Recomiendo conocerlas todas para  instalarlas en distintos lugares del huerto, hábitat o diseño permacultural. De esta forma las tienes a mano para verter en ellas hojas, ramas, restos de la cosecha, restos de la cocina, compost de lombriz, estiércol, cascarilla etc

materia organica compost

Compostera principal en el huerto de los Saucos. Aquí compostamos “de todo”. Es el alambique más rústico y eficiente que existe.

Uno de nuestros huertos está flanqueado por 4 Saúcos. El Saúco es excelente porque además de ser medicinal, limpiar el aire y proveer de sombra:

  • Produce auxinas que son fitohormonas que facilitan el enraizamiento y crecimiento vegetal.
  • Repele insectos dañinos, ratones, topos y diferentes tipos de roedores.
  • En sus ramas anidan avispas predadoras, que controlan a pulgones y orugas.
  • Entretiene a los caracoles.

 

Lo que debes tener en cuenta con el compost

La condición es que la compostera sea volteada de vez en cuando. Recuerda que tiene que estar ventilada y mantener un equilibrio óptimo de temperatura y humedad: ni sequedad ni exceso de agua ni humedad.

Voltear regularmente el montón ayuda a la aireación y favorece que se asienten lombrices e insectos en las capas superficiales. Aquí la temperatura no los daña, pero en el seno de la compostera existe una temperatura que alcanza los 60º y 70º.

Esto se debe al efecto de la actividad de los microorganismos aeróbicos. Y muy especialmente los que se descomponen a partir de el nitrógeno, el aire y la humedad. Así:

  • En el compost aerobio (el que está al aire libre) se precisa de oxígeno para la descomposición.
  • En el compost anaerobio (el que está en la oscuridad, bajo el suelo o cubierto o entabulado) las bacterias emplean los nitritos y nitratos para descomponer los residuos. Pero lo hacen temporalmente ya que luego los devuelven al terreno.

La fermentación de este último puede llevar varios meses dependiendo del clima exterior. Evidentemente el calor acelera la fermentación, así que si estás en climas más fríos y húmedos como el nuestro no desesperes, que hacer se hace.

Compostaje e introducción a la bio-masa (video)

Como una imagen vale más que 1000 palabras te dejo un video con información muy útil sobre compostaje que además contiene una pequeña introducción sobre el siguiente punto de este artículo: biomasa.

Dale un vistazo y seguimos.

7. Bio-masa

 

Es difícil hablar de bio-masa sin caer en una cierta ambiguedad. El término es muy genérico y heterogéneo, por ejemplo se considera bio-masa al desecho de la cocina pero también a los lodos y materiales con los que trabaja la industria.

Nosotros hoy por hoy consideramos bio-masa:

  • al producto de la descomposición producida de forma natural y espontánea en el ecosistema (incluyendo sustrato y turbas)
  • a los residuos de la cocina y la materia orgánica en el agua residual
  • a las aguas estancas o empantanadas

El asunto aquí es la fertilidad y por eso consideraremos bio-masa a todo aquel resto de materia orgánica ya sea de origen vegetal, animal y mineral que tenemos a mano, pero que requiere de un ciclo complejo de descomposición. Vaya, que es tema largo este.

Podemos obtener bio-masa de nuestro recinto ya sea huerto, finca o hábitat permacultural. Evidentemente en un entorno con bosque y pradera tendrás además más cantidad y variedad.

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Suscríbete y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 

Aseguramos 100% tu privacidad. No compartimos tus datos con nadie.

El bosque como referente

En nuestro caso disponemos de una finca que incluye bosque, pradera, manantial y torrente. La verdad que no nos tenemos que “comer mucho la cabeza” para obtener grandes cantidades de bio-masa.

Pero si este no es tu caso sólo debes tener en cuenta qué es la bio-masa por definición: Cantidad total de materia viva presente en una comunidad o ecosistema.

La bio-masa que se obtiene de la pradera es diferente a la que produce el bosque, en la pradera hay más materia verde y clorofila, mientras que en el bosque hay más sustrato y turba.

Toda ella puede servir de material para la fertilización, sobretodo la que deriva de la descomposición del bosque.  Y es que está enriquecida por la acumulación y el transcurso del tiempo y de la vida.

El fin último de la bio-masa en el caso que nos trae es obtener el mejor bio-compost, que es el que produce la naturaleza, o sea, sustratos y turbas.

Sustratos y turbas

La turba está formada de materia vegetal comprimida en condiciones anaerobias que no se ha descompuesto. Hay diferentes turbas, las turbas húmedas y ácidas tienen algunas utilidades en ciertos cultivos como la patata.

Ten en cuenta que las mejores turbas son aquellas que no necesitan abono. Ellas mismas ya son abono, son las llamadas turbas avenadas y son de origen primitivo. Se forman a partir de antiguos helechos y generalmente bajo lagunas.

No son fáciles de conseguir y por eso si las compras suelen costar “un pico”.

8. Estiércol

Se hace aquí imposible para nosotros, máxime hablando de materia orgánica y fertilizantes orgánicos, ignorar la importancia del estiércol o de la mierda de los animales.

Ignorar el estiércol es ignorar el sentido de la vida.

En primer lugar porque los animales forman parte de la bio-diversidad.

En segundo lugar porque también forman parte del eco-sistema en el que nos encontramos, ya sean domésticos o no.

Y en tercer lugar, porque los estiércoles aportan bases excelentes para el compostaje y los bio-fertilizantes. Además de que son convertidores de humus.

Son vitales porque integran en el suelo organismos, macro/microorganismos y nutrientes que sirven a su vez para la regeneración de nuevos organismos, macro/microorganismos y nutrientes.

Estiércol puro (video)

Te dejo un video de a penas 15seg para que veas un montón de puro estiércol, sin ningún tipo de añadido. Esta mierda se ha convertido por sí sola en materia orgánica de valor, en humus nutriente, con lombrices y microorganismos incluidos.

 

Al hablar de estiércol como materia orgánica no hay que incluir sólo excrementos de vaca, gallina, cerdo, oveja, caballo, murciélago etc también el excremento humano es importante y aprovechable.

Lo dije al principio y lo repito de nuevo:

La mejor fábrica de materia orgánica es un estómago.

9. Bocashi

No podía pasar de largo este tema sobre materia orgánica y fertilización sin hablarte del bocashi aunque sea sólo un esbozo.

Más adelante veremos en profundidad cómo preparar diferentes recetas, y también cómo sustituir ciertos “ingredientes” según los recursos que tenemos más a mano.

La primera vez que oí hablar del bocashi fue en 1994 en Panamá. Allí conocí una colonia japonesa que lo empleaba y  lo transmitía a los campesinos con extraordinarios resultados en tierras depauperadas.

Desde entonces es un imprescindible esté donde esté y espero que también tú te contagies.

Receta básica

Con el tiempo el uso de bocashi se ha hecho popular y su fórmula ha variado, cosa que me alegra.

Pero lo más importante es  que su elaboración depende de los materiales y recursos de los que se dispone.

+Aquí tienes los ingredientes básicos para la elaboración de Bocashi

  • 1 carretilla de gallinaza ( o cualquier otro estiércol, personalmente me quedo con el de caballo)
  • ½ carretilla de carbón triturado
  • 1 carretilla de cascarilla de arroz ( o cualquier celulosa seca y triturada)
  • ½ de carretilla de cal o ceniza (la cáscara de huevo y la cal de concha son de mis favoritas)
  • 1 carretilla de tierra cernida ( preferentemente arcillosa)
  • 250 ml de melaza o miel de caña (en casa usamos miel de los panales)
  • 25gr de levadura (de cerveza o de pan, también sirve cualquier ácido láctico de yogur, kéfir o col fermentada)
  • si ya tienes bocashi “viejo” echa una palada para hacer de levadura madre
  • y agua (para la preparación y a ojo de buen cubero, tienes el puño para medir)

Lo más importante una vez hecha la mezcla es controlar su temperatura, que no debe estar ni muy caliente ni fría.

Así que lo mejor es voltear la mezcla después de 24h y durante los siguientes 7 días. Haz esto un par de veces al día: una vez por la mañana y otra por la tarde.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer el proceso de fermentación?

La experiencia me dice que cada sitio es un mundo. Pero para saber cuando el bocashi está en su estado óptimo, basta saber que debe estar completamente seco (prueba del puño) y a temperatura ambiente.

Hablar de materia orgánica y fertilidad es un tema extenso. Soy consciente de que han quedado temas por hablar largo y tendido, como por ejemplo ampliar el tema de las coberturas. Y por qué no también los bio-fertilizantes.

Pero te prometo que todo llega 😉 y que ya estoy preparando los monográficos.

Sólo me queda desearte mucha suerte en esto de la fertilización… perdón…

¡mucha Mierda y Salud!

Hecho lo dicho te agradecería tu opinión y experiencias, ya que esto es un tema que evoluciona con las personas y su labor en el entorno.

Comenta y no te cortes que para eso estamos! … y si te gusta Comparte!

 

Tato Peña
Cofundador de AGRhumus. Armonólogo formado en la Escuela de Sistemas y Ecología Profunda con más de 30 años de experiencia en agricultura orgánica, permacultura y sistemas integrados.

Desde 1985 impulso proyectos de desarrollo rural en colaboración con Cooperación Española, Universidades Internacionales y Ministerios Agrícolas.

Profesor de Filosofía Holística desde 1989 y presidente de la Asociación Internacional de Investigación y Divulgación Holística, donde desde 2009 desarrollamos modelos de Ecoxistencia y Laboratorios de Vida.

Ideólogo e impulsor de la Agroecología Integrativa como modelo de transición, económico, medioambiental y eco-social.
Tato Peña on Facebook

3 thoughts on “Materia orgánica y humus del suelo: todo sobre la alquimia del suelo

  • Me alegro de conocer a persona como tu , en la busqueda de regenerar suelos y no agotarlos , yo me encuentro en esa misma línea , experimentando en diferentes campos y ahora con la posibilidad de asentarme en galicis y el norte de portugal. encantado!!!! y mucha mierda!!!!

    • jajajaja el gusto es nuestro Alexandre!

      Siempre es una alegría recibir una apreciación como la tuya. Espero poder conocer tu proyecto y hasta igual nos encontramos, después de todo seremos “vecinos”.

      Sí, mucha y bendita mierda! un abrazo

      Tato

  • En principio Gracias Tato por toda esta buenísima información sobre la fertilidad en la Tierra que nos proporcionas, que es la base de la formación de la vida en ella, pienso que todas estas vías de fertilidad que has expuesto pueden ser muy valiosas y nuestra misión consiste en valorar cual es la que mejor podemos aplicar en cada momento y lugar, ya de por si la Tierra se autofertiliza, pero para mi lo bonito es intervenir positivamente en este proceso y disfrutar viendo como la vida va surgiendo con mas fuerza.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *