Ganadería integrativa


Con la Ganadería Integrativa quiero hacerte una propuesta y ofrecerte una alternativa viable ante la situación actual de crisis en el sector de la ganadería.

Aquí tencontarás las claves para desarrollar una visión integral de tu actividad ganadera con el fin de crecer cualitativa y cuantitativamente.

 

 

ganaderia integrativa

 

 

Antes de seguir...

Este artículo pertenece a una triada de, los que considero, los 3 mejores sistemas de pastoreo:

  1. Pastoreo Racional Voisin o PRV
  2. Manejo Holístico
  3. Ganadería Integrativa

Estos tres sistemas de pastoreo para el ganado están fundamentados en la Agroecología, y es ésta su mayor interconexión.

Hay más sistemas de pastoreo, sí. Aunque creo que es suficiente con lo que voy a tratar en esta pequeña triada de artículos. Ya que las tres proponen visiones distintas.

 

1. ¿Por qué esta propuesta de ganadería?

Hace ya unos años que comencé a integrar Pastoreo Racional Voisin, Manejo Holístico, Transhumancia, Silvopastoreo y Permacultura.

La Ganadería Integrativa surge por la necesidad de utilizar todas las herramientas, metodologías y técnicas a nuestro alcance para acoplarlas a cada proyecto en concreto.

De esta manera se esquiva la imposición de dogmas o fórmulas generalistas, limitantes por definición. Así se ofrecen muchas más soluciones y oportunidades, basadas en la diversidad mental, de prácticas y conocimientos.

Teniendo así en cuenta todas estas metodologías para acoplarlas a la realidad de cada proyecto. Todas ellas enmarcadas dentro de la Agroecología.

Y llegué a la conclusión que fórmulas generalistas, fórmulas mágicas y verdades absolutas no existen, y que cada proyecto necesita una fórmula propia.

Por eso, en este artículo voy a compartir mi visión sobre la ganadería y la gestión de los animales, ante la situación actual de la ganadería y su futuro más próximo.

Planteo una Ganadería Integrativa porque diversidad mental, de conocimientos, de experiencias y metodologías varias, aportan muchas más soluciones que los dogmas.

Algo que sí acepto como fundamental es aplicar las leyes de André Voisin como base de cualquier sistema de pastoreo. Este es el único “dogma” que me permito, pues sé que funciona en todos los casos.

Si no las conoces, o no sabes cómo aplicar estas 4 leyes fundamentales del PRV lee este post

 

2. La Ganadería Integrativa

Recalcando todo lo anterior, viendo la situación actual de la ganadería y comprendiendo la holística como una visión del todo, propongo una metodología distinta

Que quizás por ser más integrativa, denomino tal cual: Ganadería Integrativa.

A lo largo de este artículo intentaré desglosar de la manera más sencilla que pueda la filosofía, los objetivos y las claves de la Ganadería Integrativa.

 

3. Fundamentos de la ganadería integrativa

Te recomiendo primero, que le eches un ojo a los fundamentos filosóficos de la Agroecología Integrativa, concebida y parida por Tato Peña y Patricia Cabana (AGRhumus).

De esta manera, podrás acercarte a parte de la filosofía que hay implícita en esta metodología que, más que nueva, pretende ser íntegra, integrativa e integral.

+Integridad »

Este concepto engloba cuestiones como:

  • filosofía
  • ética
  • bien común
  • cooperación
  • relaciones de confianza
  • comercio justo
  • sentimiento de pertenencia a la naturaleza
  • reparto de la riqueza
  • acceso a oportunidades para todas las personas
  • bienestar animal y respeto a su naturaleza
  • condiciones de vida dignas
  • soberanías
  • cambios de legislación y objetivos políticos
  • regeneración y protección medioambiental
  • recuperación de cultura y saberes tradicionales
  • recuperación y fijación de población rural
  • etc

La integridad es filosofía, es humanismo y es humanidad. Recuperar las escuelas filosóficas que proponen al ser humano como un elemento más del ecosistema en el que se desarrolla y no como un elemento impositivo y dictatorial que explota y expolia.

De esta manera, la gestión de los recursos se separa de la explotación como factor exclusivo, pues debe haber una retroalimentación entre los recursos que se gestionan y su mantenimiento.

Aceptar el resto de especies vegetales y animales presentes es fundamental para mantener el equilibrio medioambiental.

Aceptar las presentes y las que llegarán, pues aquí se promueve la biodiversidad en el sentido más amplio de la palabra, desde la dinámica que la misma vida nos muestra día tras día.

Colaboración vs imposición. E integración como práctica fundamental e íntegra, íntegra de integridad.

+Integración »

Esta es la gran herramienta de la Ganadería Integrativa. Y se aplica en su máxima expresión.

Se integran:

  • Especies animales distintas
  • Animales y cultivos
  • Bosques-prados-montes-huertas
  • Infraestructuras y humanos
  • Biotecnologías y saberes tradicionales
  • Comercio y autoconsumo
  • Filosofía y técnica
  • Individualidad y colectividad
  • Soberanías y culturas
  • Oriundos y neorurales
  • Generaciones pre y postindustriales,….

Especies animales diversas interaccionan entre ellas en los pastoreos y en los establos. Cada una tiene su propia naturaleza y comportamientos, y todas pueden colaborar entre sí.

Y juntas mejoran el equilibrio ecosistémico:

  • Fertilización diversa
  • Aprovechamiento y mantenimiento de todas las especies vegetales
  • Diversidad de cultivos forrajeros
  • Aprovechamiento de bosques-prados-montes-huertas
  • Diversificación productiva
  • Potenciación de biodiversidad
  • etc

Si tanto se repite la palabra diversidad es porque brinda el equilibrio medioambiental que se lleva décadas perdiendo.

Los pastoreos son fundamentales para todas las especies animales habitualmente utilizadas en ganadería. En el caso de los herbívoros, por ejemplo, la misma palabra lo indica (la naturaleza de los herbívoros es comer hierba, arbustivas y arbóreas).

Y desde luego, la naturaleza de cada especie, la observación de los comportamientos de cada una en libertad o semilibertad en pastoreos, aportan datos de cómo se comportan en el ejercicio de su alimentación e interrelaciones.

Siempre desde el respeto a esta naturaleza y acoplándose a ella como principio básico, variando factores en función de cada especie y el entorno natural en el que se desarrolla cada actividad.

Esto no es un dogma, pues la realidad pone límites y la ganadería no deja de ser un método de aprovechamiento de recursos, tanto animales como vegetales.

Lo que sí se plantea es el cambio de gestión, filosofía y objetivos de las actividades ganaderas.

No se trata únicamente de hacer viables económica y ambientalmente las actividades ganaderas. La integración se basa en tener en cuenta todos los conceptos y variables que entran en el juego de la vida.

De todas las vidas: humanas, animales, vegetales, atmosféricas, filosóficas, prácticas, espirituales, comerciales, intelectuales,…

La interacción entre todas crea resiliencia y fortaleza en todos los elementos del sistema y, en consecuencia, en la totalidad del sistema. De esta manera se promueve un sistema íntegro e integrado y, en consecuencia, integral.

La integración tiene que ver también con comprender y aceptar las transiciones, todas las transiciones. Pues somos individuos diversos en sí mismos que interactúan con otros individuos diversos igualmente.

Y cada cual tiene su propia situación personal, sus propias condiciones culturales y medioambientales, sus propias necesidades y realidades, sus propios puntos de partida.

Aunque lo que no se debe perder es la visión colectiva, el bien común y la certeza de que cooperando el desarrollo es superlativo y el crecimiento es exponencial a la vez que equitativo.

+Integralidad »

En Ganadería Integrativa, lo integral tiene que ver con la aceptación de una filosofía no dogmática en un sistema abierto, que permite sacar adelante actividades ganaderas de producción diversificada.

Es esta diversificación la que busca la integralidad para poder hacerse resiliente, y tener capacidad para afrontar eventualidades que no se pueden controlar:

  • Clima
  • Imprevistos del día a día
  • Fluctuaciones de precios de venta
  • Mentalidad del consumidor
  • Legislación estática
  • etc

Se acepta la dinámica de la vida como parte del sistema, pues está basado en la misma vida, en los sistemas y patrones naturales.

Los sistemas cerrados pueden fragmentarse, pues están limitados.

Mientras que los sistemas abiertos siempre tienen multitud de soluciones posibles ante las adversidades.

Y es por esta razón (ser un sistema abierto), que la Ganadería Integrativa tiene la capacidad para ser flexible, dinámica y acoplarse a cada situación. Ésta es la base de su fortaleza.

Este es el camino a la resiliencia y, en consecuencia, a la soberanía… a las soberanías.

Y, aunque puedas interpretar lo contrario, es un sistema mucho más seguro.

 

4. Objetivos de la ganadería integrativa

Con la Ganadería Integrativa no se propone solamente la búsqueda de rentabilidad económica.

Hay una filosofía con objetivos tras esta propuesta:

  • Búsqueda del bien común, implícita y explícita.
  • Ventajas en cuestión medioambiental y protección de ecosistemas.
  • Potenciación y dignificación de las sociedades rurales.
  • La fijación de población mediante modelos productivos rentables y resilientes en minifundios.
  • Óptima gestión del agua.

 

5. Claves de la Ganadería Integrativa

1# Observación y análisis del ecosistema

La situación actual de cada ecosistema es el factor principal para implantar una actividad ganadera. Esta realidad y sus condicionantes marcan las posibilidades de partida para cada proyecto.

La observación y el análisis de todo el entorno es el primer paso a tener en cuenta.

Se puede saber qué tipo de actividad se puede generar en dicho ecosistema al conocer los factores y condicionantes de cada entorno natural :

  • Zona climática y sus eventualidades (heladas, sequías, nieve, estacionalidades, impacto solar y lumínico…)
  • Orografía y topografía.
  • Especies vegetales (pratenses, arbustivas, arbóreas…)
  • Especies animales (microbiología, pequeños y grandes predadores…)
  • Pluviosidad, recursos (forestales, hídricos,…)
  • Edafología y condiciones de suelo
  • Región cultural
  • Comunicaciones y legislación

Todos estos factores son fundamentales para sopesar la capacidad que tiene una actividad de integrarse en cada entorno.

 

2# Integración en el ecosistema

Al analizar un ecosistema o entorno natural, y teniendo en cuenta previamente todos los factores ya citados, se enfoca la actividad en una determinada dirección.

El proyecto o la actividad se acopla al ecosistema y no al revés. Este es el método para aprovechar los recursos de los que se disponen, y lo que más ayuda en cuanto a acometer menos esfuerzos y menos impactos en cada entorno.

Cualquier ecosistema tiene la resiliencia como capacidad propia. Incluso los desiertos tienen su razón de ser y son un ecosistema en sí mismo, resiliente y acoplado a una determinada situación medioambiental.

Que los impactos positivos en cuanto a regeneración y recuperación de entornos naturales degradados sean prácticas a llevar a cabo, no quiere decir que siempre sean necesarias.

Hay que diferenciar entre recuperar zonas degradadas, porque el impacto humano las ha degradado, y colonizar zonas naturales que ya tienen sus propias condiciones.

Y estas condiciones cambian, a través de la historia, por la necesaria dinámica del clima y las interacciones a nivel global, de la cual somos en parte responsables, y  otras veces, simplemente deberíamos aceptar.

Es por esto que la integración en un ecosistema implica la aceptación de las condiciones de éste, sean cuales sean.

Y sólo mediante la observación y el análisis, comentados en el primer punto, se pueden tomar las decisiones adecuadas para crear impactos en él que beneficien a su propia resiliencia.

Esta resiliencia es la que permitirá crear actividades resilientes.

 

3# Objetivos de la actividad

En el momento del planteamiento y diseño de una actividad es necesario conocer el entorno lo más a fondo posible.

Es el conocimiento y aceptación del entorno lo que nos dará las claves para saber qué tipo de actividades se podrían desarrollar en él: pros y contras, condicionantes, limitaciones, fortalezas, debilidades,…

En la Ganadería Integrativa caben muchas opciones, todas las que la imaginación y el sentido común (afiliado por naturaleza al equilibrio ecosistémico) ofrezcan.

Las especies y razas ganaderas tienen sus propios condicionantes, su propia genética y naturaleza, tanto de comportamiento, interrelación, reproducción y alimentación, como sus propias necesidades.

En el caso de bovinos y ovinos, por su naturaleza herbívora y su forma de alimentación, los alimentos que consumen de manera natural son pratenses, arbustivas, arbóreas, medicinales y forrajeras.

Granos, piensos y harinas no son, en principio, los alimentos a los que deben acceder.

Este tipo de alimentación no-natural incide en el equilibrio energético de los herbívoros, ya que sus procesos digestivos se ven obligados a utilizar una mayor cantidad de energía para procesar estos alimentos.

De esta manera, lo que en principio pueden parecer ganancias de kg de carne o lt de leche se convierten en un desequilibrio energético que repercute básicamente en tres indicadores:

  1. Animales que acortan su vida productiva (si además se le suma una peor calidad de vida vía estabulación intensiva).
  2. Mayor incidencia de enfermedades.
  3. Mayor gasto económico y energético.

En el caso de los caprinos, conejos y equinos la situación es prácticamente igual por su naturaleza herbívora. Aunque, como bien se sabe, necesitan un mayor aporte de fibra en la dieta, siendo arbustivas, arbóreas y heno/paja fuentes alimenticias importantes para su buen desarrollo.

La situación de los omnívoros (porcino, aves) es distinta. Dada su naturaleza de alimentación son especies que comen de todo, tanto de origen vegetal como animal.

Y así podemos encontrar en los entornos naturales muchos más recursos susceptibles de servirles como alimento.

Teniendo claro este factor de la naturaleza alimentaria de herbívoros, y la inestimable ayuda de aumentar la proporción de dieta herbívora en omnívoros, los sistemas de pastoreo toman una importancia fundamental que cubre positivamente multitud de factores:

  • Alimentación adecuada a cada especie.
  • Situaciones de libertad o semilibertad en los pastoreos.
  • Calidad de vida.
  • Prevención de enfermedades.
  • Óptima gestión del territorio (pastos, bosques, montes, acuíferos…).
  • Fijación de C y N atmosféricos.
  • Calidad alimentaria de los alimentos derivados de la ganadería.
  • Bienestar animal.
  • Rentabilidad económica y energética.
  • Actividades rentables para nuevas instalaciones en el sector primario.
  • Mejora de las actividades ya existentes.
  • Generación de empleo.
  • Fijación de población rural y dignificación del medio.
  • etc

Por lo tanto, entre los objetivos de un proyecto de Ganadería Integrativa, el pastoreo es un factor básico.

Y si el pastoreo es una herramienta básica, se debe acoplar a los entornos que puedan ser pastoreados.

 

4# Selección de especies y cultivos adecuados

En este punto, y dados los dudosos avances de la ingeniería genética surgida desde laboratorios (no-naturales y con fines únicamente productivistas en la mayoría de los casos), la genética natural de especies animales y vegetales tiene vital importancia.

Las razas y especies animales adaptadas a cada entorno, razas autóctonas fundamentalmente, son básicas para la resiliencia de un proyecto ganadero.

De la misma manera, el manejo y buena gestión de las especies vegetales nativas y, si fuera necesario, las siembras adecuadas a cada caso, son factores que permitirán obtener mejores resultados con menores esfuerzos.

La genética natural conlleva tiempo, aunque, en el cómputo general de cualquier actividad, los resultados son mejores en muchos casos.

En estos casos, como en todo, no hay fórmulas mágicas. Prueba y error aportan realidades y, sobre todo, paciencia y tiempo ofrecen más posibilidades.

Con la misma filosofía se plantea la introducción de cultivos pratenses, forrajeros, arbustivos, arbóreos y medicinales. Cultivos nativos suelen ser más productivos y seguros o, en su defecto, cultivos capaces de adaptarse a las condiciones de cada entorno.

 

5# Metodologías a aplicar

En la Ganadería Integrativa se valoran unas u otras metodologías partiendo de:

  • La integración como factor fundamental en la diversificación productiva.
  • El aprovechamiento de recursos ya instaurados.
  • Aprovechamiento de los recursos que se puedan producir como “deshechos” en las diferentes actividades a llevar a cabo.

En base a un proyecto real de actividad de Ganadería Integrativa en un minifundio (1ha), se intentarán explicar prácticas a seguir como metodología básica de diseño. Recalcar que este modelo es replicable, escalable y adaptable a multitud de entornos y contextos.

Primeramente habría que diferenciar las posibles zonas de actividad:

  • Zona de pastoreo (prado, monte, bosque, pasillos entre cultivos, huerta y otras zonas de cultivo tras cosecha).
  • Zona de siega (prado y pasillos entre cultivos).
  • Zona de cultivo de forrajeras, grano y medicinales (cercana al establo).
  • Zona de arbustivas y arbóreas (vallados naturales comestibles).
  • Árboles de fruto o forrajeros para sombras en verano.
  • Zona de almacenamiento (heno, silo, producción de germinados y fermentados).
  • Zona de estabulación mixta (si se necesitara).
  • Zonas de agua (consumo animal y/o creación de masas húmedas/riego).

De las zonas enumeradas, no todas deben estar necesariamente presentes, dependerá básicamente de tres factores:

  • Situación particular del proyecto.
  • Objetivos.
  • Posibilidades.

Y lo segundo a tener en cuenta:

Las técnicas básicas en pastoreos:

  • Alta carga ganadera por superficie a pastorear (máxima fertilización y aprovechamiento de la superficie de pastoreo).
  • Rotaciones dinámicas de parcelas en base al Punto Óptimo de Reposo o POR.
  • Acceso constante y cercano al agua (mejora de la fertilización mediante bostas bien estructuradas).
  • Períodos de pastoreo máximos de 2 días en primavera y otoño, alargándose en verano e invierno y dependiendo siempre de cada situación climática y nivel de fertilidad de los suelos.
  • Períodos de reposo acordes a la estación anual tras cada pastoreo, siempre suficientes para permitir el nuevo desarrollo del pasto en buenas condiciones.

 

6# Diseño de infraestructuras

Al igual que en el resto de puntos, las infraestructuras necesarias dependen de las necesidades de cada proyecto.

No siempre hace falta estabulación y hay casos en los que es absolutamente necesaria. Depende de:

  • Clima.
  • Presencia de predadores.
  • Objetivos productivos (ordeños o gallinas ponedoras por ejemplo).
  • Situación de las parcelas.

Los ordeños, por poner un ejemplo, se pueden hacer en campo, no es una práctica nueva.

Las infraestructuras móviles son interesantes para aves y conejos. Aquí siempre hay que tener en cuenta el factor de los predadores existentes y las condiciones climáticas.

Hay que encontrar opciones que equilibren producción y bienestar animal. Por ejemplo, simplemente bajando la densidad de pollos por cada “chicken tractor” .(Demasiada carga en el modelo Salatin)

En cuanto a las infraestructuras fijas lo ideal es la bioconstrucción, sobre todo por aprovechar los recursos naturales disponibles y por la eficiencia energética y económica. Ahora bien, si no fuera posible habría que valorar otros materiales.

Los diseños se efectuarían en base a las especies animales. Siempre hay que tener en cuenta el acceso a agua y alimentación (bebederos y comederos) dentro de la estabulación para todas las especies.

También es fundamental la ventilación del establo y el cambio de las camas o yacijas regularmente. Además estas camas (serrín, paja, cortezas,…) junto con las deposiciones de cada especie nos permitirán obtener abonos orgánicos.

 

7# Impactos beneficiosos

El término “impacto” suele tener una interpretación negativa. Y no tiene por qué serlo.

Si hubiese que realizar algún tipo de impacto, éste siempre debe acompañar al ecosistema en el que se encuentre la actividad, y basándose en las condiciones que el entorno nos ofrezca.

De esta manera, las posibilidades de éxito de lo que se vaya a hacer serán mayores.

Sobre el suelo y los laboreos lo ideal es el Laboreo Cero que propugna Pinheiro. Para ello hacemos uso de la siembra directa, que arroja buenos resultados.

El volteo del suelo es perjudicial para éste. Se rompe su estructura y se mata su biota, además de los gastos directos e indirectos que conlleva.

Ahora bien, para regenerar un suelo degradado el laboreo puede ser una buena herramienta en el inicio (siempre y cuando se evite el volteo en general). Así se podrán crear condiciones para el arranque de los cultivos y la mejora de la estructura del suelo en adelante.

Pero nunca hacerlo como un dogma o fórmula generalista. Y además, primero, hay que valorar su necesidad o no.

Respecto a las épocas de lluvias intensas en los prados y el miedo a “destrozar” éstos. Sé que, visualmente, observar un prado casi convertido en un barrizal parece un drama y un paso atrás. Sin duda, el período de recuperación de esta superficie va a ser mayor.

He visto y probado este método en varias ocasiones. Y, aunque el período de recuperación sea algo más largo, estas superficies suelen ser más productivas, mayores cortes de pasto al año.

Esto es un ejemplo claro de impacto positivo y lo que parece una pérdida se convierte en ganancia. Se entierra materia orgánica de manera natural y los animales realizan un masaje al suelo efectivo y una fertilización mayor.

Prueba y error ofrecen conocimiento del medio en el que se desarrolla la actividad. Las pruebas siempre en pequeño, para evitar riesgos.

 

8# Organización de la actividad y economía

Encontrar el equilibrio entre carga laboral, rentabilidad económica, calidad alimentaria derivada de las producciones ganaderas, bienestar animal, protección de ecosistemas y comercio justo, es un asunto complejo.

Y no es complejo porque lo sea en sí mismo. Se hace complejo por la mentalidad y prácticas de las últimas décadas.

Por la mentalidad, muchas veces sectaria, sobrelimitada e impuesta, de las prácticas y políticas del sector en las últimas décadas.

+Ejemplo de producción lechera »

Cuando el precio por litro de leche marcado por las centrales lecheras es bajo, el productor está obligado a tener producciones altas y sistemas intensivos de estabulación mediante alimentación en base a piensos.

Esto deriva en una vida productiva de los animales mucho menor, siendo necesarias las compras de nuevos animales, la búsqueda constante de selección genética artificial y una necesidad de inversión en infraestructuras y maquinaria desproporcionada.

Los sistemas de pastoreo permiten paliar estos problemas. La vida productiva de los animales se alarga considerablemente, al ser la producción más respetuosa con la productividad natural de cada especie y pudiendo establecer una metodología de recría más suave, progresiva y manejable.

Esto repercute directamente en la calidad de los productos derivados de la producción ganadera, ya empieza a haber datos que así lo confirman.

Sobre el engrase en producción de carne. Hay consumidores (directos y también en hostelería) que buscan tipos de carnes con bajos contenidos grasos.

¿Necesidad de engrase para finalización? Depende…

La parte comercial, en la que las cooperativas de comercialización y producción son herramientas muy positivas, debe ser una parte fundamental de la actividad.

Esta parte comercial está asociada directamente al cambio de mentalidad de los consumidores (factor a difundir aún a mayor nivel).

Aunque también está asociada a la imaginación y búsqueda de nichos de mercado por parte de los productores, desacostumbrados por lo general a estas tareas.

Las ventas directas son la gran vía de rentabilidad en la parte comercial. Y la legislación deberá tender a facilitar estas modalidades, si es que quiere proteger tanto el comercio interno como el medio rural como motor económico, cultural y social de cada región.

La economía es una cuestión de imaginación y de cambio de mentalidad.

 

♦ Respecto al modelo crediticio

Máster de economía:

  • “Si tengo 4 no gasto 5”
  • “Ganar, gastar y guardar” (Ley de las 3 G`s)

Si se tienen como bases estas dos metodologías, el asunto económico se vuelve asumible.

Hay que buscar desarrollos lentos y progresivos, pues se convierten en crecimientos exponenciales con el tiempo. Empezar poco a poco implica menores riesgos y una transición mucho más sosegada.

“Vísteme despacio que tengo prisa” es un buen argumento. Ahora bien, como en todo, depende de cada caso, y cada caso necesita de su propio análisis.

 

♦ Respecto a las subvenciones

Independientemente de las políticas de gestión de los fondos públicos en el sector primario, (insostenibles hasta el día de hoy), el cambio de visión respecto a las subvenciones es clave para no crear dependencias en las actividades.

Y para evitar situaciones de presión que llevan a los productores a tomar malas decisiones para sus actividades.

Cuando uno diseña y planifica una actividad lo hace de manera que la actividad sea rentable en sí misma, sin contar con las subvenciones.

Una vez que la actividad está diseñada y ofrece posibilidades de rentabilidad económica por sí misma, es cuando se mira hacia las subvenciones.

Las subvenciones sirven para ayudar y apoyar, no para depender de ellas.

Hacerlo al revés es el método utilizado en las últimas décadas y ya vemos cuáles son los resultados:

  • Falta de rentabilidad de las actividades del sector primario en general.
  • Alta dependencia de los fondos públicos.
  • Falta de control de la actividad por parte del productor.

 

♦ Respecto a la carga laboral

Diseñar una actividad productiva diversificada debe tener una base de calidad de vida humana. Y ésta tiene que ver con la necesidad de esfuerzos y horas de trabajo:

  • Zonificar en base al aprovechamiento de los recursos.
  • La ubicación de infraestructuras de alto aprovechamiento energético.
  • Seguir la máxima de que cada elemento pueda cumplir varias funciones.
  • Conseguir adaptarnos a la naturaleza de cada especie (animal y vegetal) para aprovechar el tipo de trabajo que desempeña con su comportamiento.

Todos ellos son factores que nos permitirán llegar al punto de tener una carga laboral baja respecto a la rentabilidad que podamos conseguir.

 

9# Rediseño en base a resultados

En la Ganadería Integrativa, al basarse en los patrones naturales para diseñar y planificar una actividad, hay que aceptar la dinámica de los sistemas en general.

La estática es sinónimo de limitación y si hay limitación no hay capacidad de respuesta ante eventualidades, y menos ante las que no se pueden controlar como: clima, hábitos de consumo, integración en un entorno (con todo lo que ello implica), cambios políticos y de legislación, etc

Y, además, hay que aceptar una eventualidad fundamental y que se dará constantemente, la realidad en la que todo lo que se planifica no va a salir como se esperaba.

Es por esto que el ciclo de diseño y toma de decisiones nunca acaba, ni en un pasto, ni en un rebaño, ni en un colectivo, ni siquiera en un individuo,….

La aceptación de prueba y error es fundamental para el aprendizaje.

La teoría y el papel son planes, y son necesarios. Aunque en la Ganadería Integrativa la teoría es solo una herramienta más… se necesitan muchas otras. Sobre todo aquellas herramientas prácticas que sean realizables en el día a día de cada actividad.

Ahora bien, tras analizar brevemente la situación actual de la ganadería, y habiéndote ofrecido algunas propuestas y alternativas, ¿hacemos algo al respecto?

 

Markos Gamboa
Coordinador de proyectos de Ganadería y Granjas Diversificadas en AGRhumus
Soy formador-asesor para el diseño y puesta en marcha de sistemas de pastoreo, manejo de pastos, y alimentación-nutrición, salud y bienestar animal.