Control biológico de plagas: qué es y cómo empezar


El secreto del control biológico está en la biodiversidad. En este artículo te damos técnicas, claves y más de un método para controlar plagas y enfermedades de forma natural en tu huerto orgánico. Porque el control biológico es eficiente y hacer frente a los “depredadores” de forma natural es posible si sabes cómo.

Cualquier plaga agrícola es una deficiencia de biodiversidad en el huerto. Y la agricultura orgánica está demostrado que las características de un hábitat bien diseñado y biodiverso tiene muchas ventajas: la producción es sustentable, favorece el equilibrio entre especies, diversifica las formas de vida y mantiene sanos nuestros cultivos sin usar químicos ni insecticidas.

La gestión del agroecosistema es una cuestión de estrategia, y en esta lucha no tenemos un enemigo que combatir.

Por eso en el artículo de hoy hablamos de los insectos beneficiosos para el control biológico de plagas… y casi diría que hablamos de la cría y uso de invertebrados en el huerto… así que vamos al tajo.

Control biologico de plagas, biodiversidad y control natural en la agricultura

 

La biodiversidad: el mejor método de control biológico

La vida es lógica, sensata y racional, podemos verlo en la biodiversidad y sus ecosistemas y en cómo lombrices, microorganismos, insectos, animales y plantas cumplen su función, una labor mutua y común que garantiza la sostenibilidad.

Pero la lógica humana ( representada en los intereses globales de desarrollo) no parece tan sensata, trabaja en común sí, pero para su beneficio, explota la naturaleza al margen de la vida y ajena a las consecuencias.

Las grandes urbes e industrialización y la deforestación han acelerado la degradación del medio ambiente. Pero es la agricultura convencional intensiva la que con el uso y el abuso de pesticidas y fertilizantes químicos, el abandono del policultivo, junto a la súper-especialización y el monocultivo, la que produce un efecto más drástico y nocivo sobre la diversidad de los ecosistemas y sus sistemas salvajes.

Como consecuencia de la pérdida de bio-diversidad a escala global importantes organizaciones como la Unión Internacional para la Conservación de la Biodiversidad ha desarrollado programas de emergencia dirigidos a promover modelos y prácticas agrícolas sostenibles con el fin de frenar la degradación medioambiental y con miras a restablecer y aumentar la diversidad biológica.

De entre estos modelos de desarrollo destaca la agricultura orgánica , también la permacultura, ya que hay numerosos estudios que demuestran que la biodiversidad en las granjas orgánicas es altamente eficiente y elevada.

Es así no sólo porque se practica un control biológico racional sino porque la agricultura orgánica se centra en la cultura de la fertilidad del suelo y en el cuidado de las personas, del paisaje y su biodiversidad.

En un sistema orgánico el aumento de la biodiversidad se debe a las prácticas de conservación y control tanto de suelos como de especies, ya que éstas ofrecen valiosos servicios ecológicos como la polinización, el mantenimiento de la fertilidad del suelo, del paisaje y un control biológico natural y sostenible.

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Suscríbete y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 

Aseguramos 100% tu privacidad. No compartimos tus datos con nadie.

 

El negocio de las plagas y las enfermedades

Cualquier filosofía basada en el cuidado de la biodiversidad, que emplee medios biológicos, preventivos y sostenibles, chocará de frente con la mentalidad de los mercados y las inercias del consumo.

Y lo hará porque éstos no ven productivo ni rentable que se empleen medios sencillos, y gratuitos o muy baratos para el control biológico.

Más bien interesa todo lo contrario, ya que lo que mueve dinero es el círculo vicioso de las plagas y enfermedades.

No es pensamiento conspiranoide, existe un Nuevo Orden Mundial cargado de campañas de propaganda y desinformación que por parte las corporaciones buscan la patente de la vida.

Viven del negocio del hambre, de las plagas y de la comida, pero no pueden frenar el avance de una población cada vez más informada y con conciencia crítica.

Las prácticas de la agricultura convencional son agresivas e invasivas y por tanto producen reacciones también agresivas e invasivas de la naturaleza.

Son el efecto de un desequilibrio roto o alterado sobre el medioambiente, todos cuantos nos dedicamos a la agricultura amable lo sabemos y nos esforzamos en cuidar y sostener la armonía que es propia del medio natural.

El agricultor ortodoxo usa venenos e introduce agentes de laboratorio, no se plantea dejar de emplearlos y tampoco las consecuencias porque tiene la convicción de que su aplicación es imprescindible y de que la naturaleza sólo es “una cosa”.

Es la mentalidad inculcada por los mercados que obtienen pingües beneficios de un pez que se muerde la cola y que es un círculo vicioso. Porque un suelo esquilmado dependerá de todo tipo de “chutes” explosivos que lo fuercen a ser productivo.

Y todo esto a costa de perder calidad, estructura y elementos orgánicos, aún a costa de producir alimentos incompletos que sólo sirvan de comida aunque tengan una “hermosa”  apariencia.

Y es en estos suelos esquilmados y en su necesidad de insumos para todo donde reside el negocio de la industria.

 

Relación entre biodiversidad y control de plagas

Las especies salvajes, las malas hierbas , los insectos y los bichos no son enemigos jurados sino aliados, en todo caso, son enemigos naturales.

Muchos prestan importantes servicios ecológicos y es propio del buen agricultor hacer uso respetuoso y diverso de ellos, planificando y desarrollando estrategias que favorezcan su asentamiento y su actividad con el fin de protegernos mutuamente.

Existen variedad de plantas beneficiosas con efectos atrayentes, repelentes y polinizadores que garantizan la fertilidad permanente y también predadores y supuestos enemigos que se alimentan de plagas: es la cadena trófica que sostiene el hábitat y nuestros cultivos.

El agricultor orgánico tan sólo se integra y se sirve de una infinidad de recursos que la naturaleza gratuitamente le proporciona.

Está demostrado que el hábitat bien planificado y diversificado asegura el equilibrio entre especies, si destruimos las formas de vida acabaremos también con los polinizadores y los predadores.

 

Formas de control biológico y manejo integrado de plagas

El control biológico ya fue practicado hace milenios por culturas, fundamentalmente agrícolas, que recurrían a la prevención y la higiene con el fin de preservar su fuente de alimento y materias primas.

Los agricultores orgánicos continuamos haciendo lo mismo, sólo que aprovechando los nuevos avances y la experiencia del día a día.

Hay sistemas orgánicos extendidos por todo el planeta, cientos de miles que experimentan e investigan, que funcionan eficientemente y son altamente productivos.

Los últimos informes científicos sobre agricultura orgánica en el siglo XXI (artículo en inglés) sitúan a ésta en primera línea como modelos de garantía, de sostenibilidad y de alimento.

El control biológico es eficiente no sólo en términos “productivos” sino en términos de biodiversidad. La eficiencia comercial no representa un valor para la vida, porque la vida no es mercadería o algo por monopolizar como está ocurriendo con las semillas.

El control biológico es productivo porque la biodiversidad es productiva. Tanto las prácticas de conservación como de control de la agricultura orgánica ofrecen valiosos servicios al patrimonio natural.

La biodiversidad se avalúa en 3 niveles distintos:

  1. Diversidad genética
  2. Diversidad de especies
  3. Diversidad del ecosistema

Los agricultores orgánicos somos conscientes de que siempre lo más productivo, en todos los sentidos, es contribuir a la naturaleza para que ésta sea más productiva, no forzándola ni explotándola sino manteniéndola.

Y estos son los principios de actitud con los que tenemos y debemos trabajar sí o sí dentro de un sistema integrado.

Si se observan los principios de la buena agricultura:

  1. Aportar gran cantidad de humus y materia orgánica
  2. Aprovechar la bio-diversidad local
  3. Mantener asociaciones de cultivo naturales y benéficas
  4. Hacer rotaciones periódicas
  5. Emplear tratamientos procedentes del hábitat natural

Comprobamos que podemos evitar con técnicas naturales las plagas y enfermedades, o como mínimo impedir que éstas alcancen proporciones serias. Puede no ser tarea fácil sobretodo al principio.

Podemos beneficiarnos de la visita de una diversidad que huye de zonas de conflicto al igual que lo hacen los refugiados o los inmigrantes en busca de un hogar y de nuevas fuentes de alimento.

Al mismo tiempo observaremos que la vida es noble y que se armoniza donde haya un asiento para ella, por eso las primeras medidas de control biológico se dirigen a facilitar el asiento de la biodiversidad permitiendo que se reúna una variedad de especies que servirán como fertilizadores, polinizadores y protectores.

En un terreno rico en humus es difícil que haya plagas porque bien nutrido y regenerado el suelo dispondrá de la capacidad preventiva y defensiva necesaria ante cualquier ataque.

 

Tipos de control biológico

Existen una serie de formas de control biológico que derivan de las prácticas orgánicas como son:

  • Control físico o manual
  • Control cultural con el manejo del suelo, escardas, podas, tutorales, asociaciones…
  • Control mecánico con cultivos trampa y otros medios
  • Control de colaboración donde se usan los propios “enemigos” naturales
  • Control bioquímico y plaguicidas botánicos, usando por ejemplo extractos y sales que dan lugar a preparados como purines o caldos

 

Claves para el control biológico

Lo primero que se requiere es iniciarse en una agricultura integrativa. Reconocer información, atención y visión de conjunto, si conocemos el hábitat, su clima, su geografía, sus especies etc ya tenemos mucho ganado.

La visión de conjunto ayudará a planificar y podremos prever y elaborar estrategias.

El camino del veneno, agroquímicos y plaguicidas convencionales derivados del petróleo,  puede parecer más rápido y efectivo pero nos interesa generar condiciones saludables, y hacer ingeniería con la naturaleza.

Hay que tener presente 3 elementos de base:

  1. Hacer uso de la información
  2. Prestar atención
  3. Aplicar visión de conjunto

Con estas bases podemos poner en acción las claves para el desarrollo de un hábitat dirigido al control biológico:

  • Planificar: Crear un diseño eficiente con los elementos del paisaje: plantas salvajes y medicinales, manejos del suelo, riegos, instalaciones etc
  • Elaborar estrategias: Con el fin de aprovechar al máximo el potencial de las especies, los recursos y los medios de los que dispongamos.
  • Centrarnos en la prevención: prevenir es la base, ya que la inmunidad garantiza la salud del hábitat.
  • Aprovechar asociaciones: permite optimizar las aportaciones tácticas y organolépticas de las especies.
  • Establecer rotaciones: permite renovar y regenerar los suelos y el hábitat.
  • Hacer uso de los recursos: aprovechando todo cuanto pueda aportarnos un medio de defensa.
  • Sostener los recursos: garantiza el ciclo trófico ya que el hábitat necesita mantenerse por sí solo.

Todos los productos químicos que emplea la industria se obtienen de fuentes naturales que luego se sintetizan hasta perder el nexo orgánico.

En agricultura orgánica no hacemos uso de ellos porque los obtenemos naturalmente sirviéndonos de la memoria de la naturaleza y de sus códigos de funcionamiento en lugar de caminos artificiales.

¿La naturaleza es sabia? pues ya que lo sabemos aprendamos de ella.

 

Métodos de control biológico y tratamientos

En el huerto orgánico todo se aprovecha, la diversidad favorece la abundancia de artrópodos, escarabajos y arañas.

La maleza alimenta a éstos y las flores facilitan el asiento de mariposas, avispas, abejas, mariquitas y otros polinizadores y predadores como los áfidos, chinches, ácaros, sapos y murciélagos.

La asociación de plantas compañeras o alelopatía hace que produzcan repulsión o atracción. Existe un activo potencial biológico que podemos emplear para vitalizar, inmunizar y proteger el hábitat.

Las poblaciones de lombrices son fertilidadindican la situación estructural bio-climática, nutritiva y tóxica de los suelos, también aumenta la porosidad, la aireación y el drenaje del mismo que evitará la invasión de crisálidas minadoras y agentes patógenos.

control biologico lombrices

Lombrices autóctonas en el compostaje

Ejemplos de control cultural

Infinidad de remedios para el tratamiento de las plagas y las enfermedades más comunes se extraen del hábitat compañero. Te dejo algunos ejemplos para las plagas más comunes:

Si lo hacemos con plantas medicinales

  1. La ruda atrae insectos como la mosca blanca
  2. La salvia aleja al gusano cortador
  3. La capuchina repele el escarabajo del pepino

Si lo hacemos por asociación de cultivos

  1. Las cebollas alejan con su olor la mosca de la zanahoria
  2. Las calabazas contienen compuestos que evitan plagas en el maíz
  3. El ruibarbo evita la hernia de la col
control biologico menta

En nuestro patatal convive la HierbaBuena como asociación “compañera”

Si lo hacemos con especias

  1. El cilantro y el hinojo atraen a las mariquitas, que por cierto, comen pulgones a montones
  2. La lavanda y la miel en rama atraen pulgones y moscas blancas que se comen los áfidos como las avispas
  3. La menta y el orégano atraen caracoles y puedes capturarlos in situ
control biologico caracoles

En esta bancal de cilantro, orégano, menta, maría luisa y lavanda encontramos todos los días cantidades ingentes de caracoles entretenidos.

Ejemplos de control mecánico

  1. Los caracoles y las babosas se evitan con simples tiras de cartón ondulado envolviendo la planta o el bancal, también con trampas de cerveza.
  2. Las hormigas se evitan con trampas de solución de levadura de cerveza con azúcar blanco.
  3. Y a ninguno de ellos les gusta ni el azufre ni la ceniza en sus lugares de paso.

Ejemplos de control de colaboración

  1. Pájaros como el tordo son insectívoros, también comen caracoles.
  2. Los sapos comen los pulgones y babosas
  3. La crisopa come larvas de pulgones y de mosca blanca
  4. Los cien-piés comen huevos de babosas

Ejemplos de control bioquímico

  1. Para el mildiu y el oidio podemos hacer un purín bien troceado de cola de caballo, ortiga y perifolio.
  2. El caldo bordelés consiste en sulfato de cobre y cal muerta y es muy efectivo también con el mildiu.
  3. Con cabezas de ajo, semillas de limón, pomelo o naranja, al que podemos añadir crisantemo o tanaceto, obtenemos un eficaz preparado contra insectos o biopesticida.

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Suscríbete y recibe contenido extra sólo para suscriptores

 

Aseguramos 100% tu privacidad. No compartimos tus datos con nadie.

 

El control biológico es subversivo

En agricultura orgánica lo barato no sale caro.

Mientras el control biológico no de dinero siempre será subversivo, como subversiva es la agricultura orgánica al no entrar en el negocio de la enfermedad y el hambre.

La auto-suficiencia, el bien común, la auto-sustentabilidad y el comercio justo no entran aún en las políticas ni en la mentalidad del sistema, pero apuntan a un cambio social y una nueva sociedad.

Crear es creer y creer es crear, así reza la filosofía perenne.

Sólo me queda decirte que te animes, que pruebes y experimentes y que vale la pena. La biología de la naturaleza es un laboratorio tan perfeccionado que no existe ciencia capaz de imitarla.

Es un laboratorio en tus manos que te aporta todos los medios y dispones de todo el tiempo y el derecho de ser dueño de tu curiosidad, de tu necesidad de experimentar y de tu creatividad.

Y hasta aquí por hoy.

Comparte en las redes sociales y como nada es concluyente, hay todo un mundo por descubrir así que tu opinión es muy importante, anímate a comentar!

 

Tato Peña
Cofundador de AGRhumus. Armonólogo formado en la Escuela de Sistemas y Ecología Profunda con más de 30 años de experiencia en agricultura orgánica, permacultura y sistemas integrados.

Desde 1985 impulso proyectos de desarrollo rural en colaboración con Cooperación Española, Universidades Internacionales y Ministerios Agrícolas.

Profesor de Filosofía Holística desde 1989 y presidente de la Asociación Internacional de Investigación y Divulgación Holística, donde desde 2009 desarrollamos modelos de Ecoxistencia y Laboratorios de Vida.

Ideólogo e impulsor de la Agroecología Integrativa como modelo de transición, económico, medioambiental y eco-social.
Tato Peña on Facebook

10 comentarios en “Control biológico de plagas: qué es y cómo empezar

  • Por fin! Un blog serio, bien documentado, sencillo en la expresión para tratar temas complejos, cercano, ameno, con artículos bien esquematizados y magníficamente redactados, profundo… Mi más sincera enhorabuena, ¡Llevo años buscando entre la paja y apareció la aguja! Ánimo, salud y alegría, menuda joya que tenéis entre manos!

    • Amigo Jonás, por fin! una joya más mirando desde dentro. Lo que estamos haciendo es el resultado de un esfuerzo pausado y de síntesis que se ha prolongado durante años, lejos de escenarios mediáticos. Valoro mucho tu opinión … es agua fresca. Y es el agua fresca la que reanima la voluntad de continuar en una línea limpia de maleza y fuera del más de lo mismo.

      Gracias a ti por ser y estar, bienvenido!

  • Muy buena info Tato

    En cuanto al control mediante biodiversidad vegetal tengo la teoría de que es conveniente intentar ubicar las plantas repelentes de insectos dañinos en las zonas periféricas de bancales y la huerta y las que atraen los beneficiosos intercalados con las plantas que pretendemos defender (nos gsutaría conocer tus opiniones y experiencias al respecto) pero… he puesto caléndulas entre los tomates y pimientos, las calendulas están siendo muy efectivas para atraer polinizadores esto se ve a simple vista,también podemos ver fácilmente que las calendulas tienen cierta cantidad de pulgones y que no se ven pulgones en los tomates y pimientos que las rodean ni en otras especies, esto es muy bueno, estamos muy contentos con estos resultados pero siempre cuanto más profundizamos en algo la cosa se pone más compleja 🙂

    1) Sabemos que todas o casi todas las aromáticas pueden cumplir una función en la huerta pero no tanto de que hace cada una y como usarlas.

    2) Estamos en Vigo, una zona muy húmeda, muy propensa a los hongos y con las capacidades naturales de los terrenos para defenderse muy debilitadas por las malas prácticas agrícolas, estamos rodeados de vecinos que ejercen todo tipo de malas praxis incluso el uso de glifosfato, por lo tanto aunque vamos recuperando las parcelas que trabajamos el entrono no es sano, entonces cuando la cosa se pone muy chunga u observamos que pueda ocurrir usamos un insecticida—fungicida que hacemos con neem, jabón potásico y bicarbonato aunque intentamos usarlo cada vez menos por: pensamos que esto también afecta a hongos beneficiosos y tal vez a muchos microorganismos, si bien en neem no afecta directamente a nuestros amigos los insectos predadores los afecta indirectamente por que los deja sin comida, luego vuelven los comehojas y ya no hay predadores ¿que opinas de como podemos manejar esto?

    Saludos.

    • Gracias por valorar la info 😉 verás:

      estamos empezando el blog y es por eso que los textos son “genéricos”, ya iremos soltando batería de monográficos. Por eso cualquier duda o pregunta es bueno que las hagáis porque así vamos directos al grano con el contenido.

      Tu teoría sobre colocar en la periferia los repelentes y en el centro los atrayentes, es una teoría muy interesante, y en mi opinión refleja con exactitud lo que explicamos en agricultura integrativa. Me explico: si trabajamos desde un centro de gravedad éste siempre es magnético, o sea atrayente, y la periferia que tú dices vendría a ser la zona de membrana; donde la membrana actúa como repelente y sólo atrayente cuando tú lo decides desde dentro. La cuestión es gestionar el flujo de lo que podríamos llamar la energía activa y al mismo tiempo la pasiva.

      El ejemplo que pones de la caléndula es precisamente lo que acabo de explicarte. Y la caléndula no sólo atrae insectos, también nitrógeno.

      Verás, lo que planteas en el punto 1) no es harto interesante… es hartísimo interesante. El conocimiento de la acción de las plantas medicinales o no, requiere de un conocimiento botánico y organoléptico. Lo que quiero decir es que si conoces los componentes químicos íntimos de una planta ya conoces sus propiedades y sus efectos. Es una cuestión de inter-relación, al principio parece complejo pero luego es súper simple. Por ejemplo: las liláceas desprenden a través de sus membranas anhélidos gaseosos sulfurosos que repelen (por ejemplo a los hongos) y aportan azufre al suelo, hay plantas ricas en fito-hormonas que atrapan sexualmente, otras tienen timoles con efecto desinfectante etc etc etc así que ya me has dado idea para escribir un artículo.

      Lo que cuentas sobre vuestro entorno y las malas prácticas es una fea realidad cada vez más habitual, pero la naturaleza tiene mecanismos que requieren de nuestra ayuda, y que podemos aportar creando por ejemplo un campo bio-energético. No hablo de algo místico, sino de un procedimiento analógico, por ejemplo: si cultivas plantas altas o elevadas alrededor del huerto éstas favorecen una especie de cápsula y la naturaleza reconoce que necesita protegerse y defenderse al mismo tiempo. Esto ya hace mucho para crear un micro-sistema de círculos concéntricos.

      El hongo…. es un toca pelotas que te c****

      En medicina natural se tratan eficazmente con productos alcalinos con sílice o arcillas y azufre, y al mismo tiempo uno debe trabajar inmunológicamente por dentro. Con los cultivos es lo mismo: si el suelo es rico en oligoelementos como el cobre, la plata, el oro, el zinc… y éstos no se agotan bajo un estrés, el suelo se defiende solo y le lleva inmunidad a la planta a través de micro-organismos. Te aconsejo el bocashi porque es muy completo y hay que usarlo de manera continua.

      Un tratamiento muy interesante es cualquier sustancia fungicida orgánica (azufre) disuelta en almidón de patata, arroz, pasta… el almidón se adhiere a la planta y evita el contacto superficial con el fungo-invasor.

      Así que con el hongo ya me has dado otro artículo 😉

      Un saludo, de verdad muchas gracias por tu curiosidad y la marcha que me metes. ¿Nos veremos no?

      • Ya comencé a odiarte Tato, no coño es broma, pero con eso de incorporar lilaceas a la huerta para el control de hongos ya me tienes dos días buscando y leyendo materiales y ando cada vez más confundido 🙂 es una familia de plantas enorme y muy variada a la que curiosamente las lilas parecen no pertenecer :), en este momento creo lo los puerros son la única lilacea que tenemos en una de las huertas y estan todos juntitos en su semillero (en tierra al aire libre) y en la otra acabamos de cosechar los ajos, pero supongo que hablamos de lilaceas con más velocidad y capacidad para florecer ¿o no importa si están en flor? ¿lirios? ¿que lilaceas me recomiendas?

        Otra, parece que el timol es bueno para el control de hongos, en este momento tenemos algo de Tomillo alimonado que huele mucho y muy agradable, crece bien y lo estamos reproduciendo asexsualmete muy fácil.

        • Hola Santiago, nosotros ya tenemos el hongo aquí y es un problema serio, máxime cuando nos situamos muy cerca de la costa y a unos cientos de metros de un pantano. El mildiu ya ha aparecido y con él parásitos como los escarabajos en las patatas, actualmente hacemos una agricultura de tránsito y transición lo que quiere decir que dedicamos lotes de terreno dependiendo de la concentración de humus de un suelo u otro.

          Los suelos con mucha materia orgánica están en evolución y son más resistentes, los suelos menos compostados son más vulnerables y en éstos estamos aplicando caldo bordelés y prácticas de saneamiento. Es lo que tienen los cultivos en tránsito: que todavía están expuestos al no estar en suelos completos y hasta alcanzar el estado ideal hay que aplicar tratamientos que preferiríamos no usar y que sin embargo son aceptables en agricultura ecológica. Pero todo llega…

          En cuanto a las liliáceas: ajos, cebollas, puerros… lo son. Interesa en los bordes dejarlas florecer para que se establezcan como arbustos. También hay liliáceas silvestres: como la azucena, martagón, escila (si no recuerdo mal es urginea marítima), esparraguera, rusco, convalaria, uva de raposa, zarzaparrilla y un largo etcétera… así que busca información y ódiame más 😉

          Hablando de tomillo, te recomiendo macerarlo en leche fermentada con ceniza, también puedes añadirle cola de caballo y ajenjo. Esto es lo que estamos utilizando en el lote más compostado. La gente olvida la leche pero es muy interesante como lo es también añadir algo de almidón para que se fije a la superficie de hojas y tallos.

          Te sugiero que te hagas con un Dioscórides Renovado y un buen libro de farmaconoxia botánica, porque te dará información “pa rato largo”.

          Como imaginarás eres un investigador y tu huerto y entorno un laboratorio. Estoy interesado en tus progresos ya que aquí hay plagas que en el centro y en el sur son más controlables, pero los del norte… ¡ay el norte! Bueno, siempre podemos innovar…

          Un saludo, Tato

          • Por aquí, con una huerta con vistas a la ría de Vigo y otra a orillas del río Lagares, aún no tenemos mildiu, lo esperamos con las pistolas a la cintura cargadas de neem ya que comienzan a desarrollarse las cucurbitáceas y tenemos unos guisantes tardíos, que es donde ese hongo suele atacarnos. Por el momento en cuanto a hongos nos ha atacado a los tomates La alternaria (cáncer de los tallos o takeout) además de atacarlo con neen hemos cortado las plantas afectadas y esquejado la parte sana, ha funcionado, como dicen los bomberos el asunto no está extinguido pero si controlado, por otro lado como tenemos al menos 4 tipos de tomate, no todos son afectados, lo de la diversidad genética es un tema importante en agricultura ya que por ejemplo un año las condiciones pueden ser favorables para un tipo de tomate y al año siguiente para otro, unos resisten unas plagas y otros otras, este es un tema interesante para un post.
            Si, tenemos materia orgánica en las huertas, ahora comenzamos a trabajar con el tema minerales, pensamos aportar harinas de hueso, roca, etc.
            Usaremos la receta de tomillo con leche.
            Si que me considero un investigador, sin curiosidad no hay ciencia, si te pasas por nuestro blog verás que lo de pasar tiempo observando la huerta en un concejo que repetimos mucho, lo que ocurre es que mientras más investigo y estudio mi sensación de ignorancia crece, lo mismo que mientras más viajo más referencias tengo y más lugares por conocer.

          • Apuntado queda el tema de biodiversidad genética.

            Por vuestro blog ya nos habíamos dado una vuelta y tú lo dices muy bien: observar, observar y observar.

            Gracias por esta conversación tan provechosa, y suerte en la “batalla” por esas orillas. Ya nos contarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *